¿Por qué hablar de cambio climático no es suficiente?

La discusión alrededor del calentamiento global y las acciones a favor del planeta necesitan una discusión mucho más variada e interconectadad
Incendios, osos polares y derretimiento de glaciares no es lo único que engloba el cambio climático. Imagen: Especial

Cuando lees o hablas acerca de cambio climático, ¿qué sientes?, ¿qué piensas? Seguramente piensas en salvar a las tortugas dejando de usar popotes, en ir al mercado local con tu bolsa reutilizable o en lo mucho que sufren los osos polares con los glaciares derritiéndose. Eso es válido… pero no es todo.

¿En verdad esas acciones son suficientes para combatir el cambio climático? Tal vez no, pues su discusión debe ser permanente. El cambio climático nos toca a todos, a todos nos afecta pero, también, a todos nos corresponde intentar disminuirlo.

Nadie está exento de ser afectado en distintos aspectos; la discusión sobre el tema no es nada más pedirle a los ciudadanos que dejen de usar el auto o dejen de fumar. Las acciones individuales no son suficientes, pero sí necesarias.

El combate al cambio climático no es exclusivo de la mujer; hombres también pueden unirse. Imagen: Especial

Si bien los osos polares, deshielos e incendios se han vuelto la imagen del cambio climático, ésta no es la imagen que debería de ser su estandarte. El cambio climático y el calentamiento global se presentan en todas las partes del planeta; no sólo afectan lo que estamos acostumbrados a ver en los medios.

Por ello, la imagen sensible y altruista del ‘ser ecológico’ debe dejar de consumirse como una moda. Ser social y ambientalmente responsable debería ser parte de nuestra educación, de nuestro quehacer diario.

La ecología y la sustentabilidad no sólo corresponden a usar la bicicleta cuatro días a la semana, sino a cómo hablamos del cambio climático, en quienes sí realizan acciones para combatirlo, en las investigaciones y proyectos de especialistas que quieren un cambio, que lo analizan, que lo difunden.

Usar la bici y dejar de usa popote no es todo lo que puedes hacer por el medio ambiente. Imagen: Especial

Sin embargo, ¿es suficiente con una discusión y datos sobre el tema que se quedan en la academia, en los laboratorios? Quizá la respuesta vuelve a ser ‘no’. La nueva era o moda de sustentabilidad que vivimos debe dejar de ser idealizada como una ‘noble acción’ que te vuelve mejor persona; quizá deba ser aceptado y reconocido como un tema de  responsabilidad constante.

No sólo como una tarea que le toca a las secretarias gubernamentales o ambientales, sino de una amplia y diversa gama de sectores sociales, científicos o de infraestructura que pueden sostener e incluso fortalecer las implementaciones que los gobiernos ejecutan pero que no siempre tienen los resultados esperados.

¿Qué hacer si las acciones individuales no son suficientes? La idea es que además de dejar de usar popotes y reciclar, también nos dediquemos a exigir. Como ciudadanos tenemos el derecho a exigir la salvaguarda de nuestro futuro. Exijámosle al gobierno, al sector público, al sector privado. Hagamos oír nuestra voz –individual y colectiva– antes de que sea demasiado tarde.