¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

La bisexualidad no es ni una fase ni una transición

A diferencia de ser emo, ser bisexual no es una fase y no lo vamos a superar
La bisexualidad no es una fase o una transición. (Imagen:Twitter)

Las personas bisexuales existen, no son un mito, no están confundidos y la bisexualidad no es una fase que “se supera con la edad”. Dicho así parece muy claro, sin embargo, algunas personas piensan que la bisexualidad es una etapa de transición hacia la lesbianidad o la homosexualidad. Eso es mentira y te diremos por qué.

La bisexualidad es definida de la siguiente manera:

La bisexualidad es la orientación sexual de quienes sienten atracción sexual, emocional yo romántica hacia personas de más de un género y/o sexo, no necesariamente al mismo tiempo, de la misma manera, al mismo nivel, con la misma intensidad”. (Vía: Argumentario del Área de Bisexualidad)

En esta cultura occidental todo lo que no corresponde a blanco y negro parece no existir. Por ello, aunque la definición sea clara y en ningún momento se hable acerca de una confusión o una transición de una orientación sexual a otra, la gente parece muy confundida.

No podemos olvidar que vivimos en una sociedad patriarcal, machista, heteronormada y monógama. Por eso mismo, socialmente se ha impuesto que las relaciones sexo-afectivas son monógamas y heterosexuales.

Cuando una mujer dice que es lesbiana, no falta alguien que le diga que es porque “no ha estado con un hombre de verdad”. A los hombres homosexuales se les dice que probablemente sufrieron algún tipo de abusos sexual en la infancia.

Bien, en el caso de los bisexuales, son señalados como personas indecisas, confundidas o que sólo viven una fase para definirse como lesbianas u homosexuales.

Al interior de la comunidad LGBT, parece que los bisexuales son una de las letras más invisibilizadas, inclusive hay quienes prefieren no relacionarse afectiva o sexualmente con ellos porque, según sus creencias, tienden a ser “personas desleales”.

Este es un clásico caso de bifobia, la cual es definida como:

el conjunto de sentimientos, actitudes y comportamientos negativos hacia las personas bisexuales, presente en todo los niveles sociales. La bifobia se articula a través de la: negación, invisibilidad, marginación y exclusión y cualquier otro tipo de violencia hacia las personas bisexuales y hacia la propia bisexualidad”. (Vía: La bifobia y los mitos sobre la bisexualidad)

También se dice que las personas bisexuales además de infieles son mentirosas y cobardes. Esto debido a que no se atreven a decir “realmente qué les gusta”, mucho menos a enfrentar las consecuencias de ello.

Como, según la opinión pública, son infieles y promiscuos, son vehículos de enfermedades de transmisión de enfermedades:

“Este mito tiene su origen en la década de los ochenta en relación con el VIH/SIDA, de cuya difusión entre las personas heterosexuales se responsabilizó inicialmente a la supuesta promiscuidad entre los hombres bisexuales“. (Vía: La bifobia y los mitos sobre la bisexualidad)

Bien, el mejor mito es que las personas bisexuales disfrutamos del privilegio heterosexual cuando las personas no respetan nuestra orientación sexual. En este sentido siempre está en duda si somos gay o heterosexuales porque, claro “somos mentirosos”.

Además las personas bisexuales no gozamos privilegios heterosexuales porque no somos heterosexuales.

Los bisexuales no somos indecisos, sí sabemos lo queremos: ¡queremos todo El respeto, los derechos, la visibilidad y la libertad de vivir sin discriminación!