La policía de Tamaulipas los detuvo, ahora están desaparecidos

La esposa de Luis fue quien denunció que los agentes estatales lo sacaron de su casa y luego recibió videos de cómo era torturado
Fotografía ilustrativa. (Imagen: Gobierno de Tamaulipas)

El pasado 6 de enero, elementos de la Policía de Tamaulipas llegaron al domicilio de Luis Alberto Herrera Ávalos, en Ciudad Mier. Los agentes se lo llevaron y desde entonces lo último que supo su esposa, Nora Estefanía Noyola Fernández, de él fue por videos donde está siendo torturado.

“La policía estatal secuestró a mi esposo. Lo sacó forzosamente de mi casa. Se lo llevaron y quiero justicia”, expresó Noyola Fernández a Animal Político. “Que me lo regresen. Que ya no amenacen ni se lleven a gente inocente. Temo por mi vida, la de mi familia y la de la gente del pueblo”.

El día de la detención, la mujer supo que su marido, de 27 años, fue enviado a las oficinas de Tránsito en Ciudad Miguel Alemán, donde estaba encerrado. Sin embargo, horas después, un grupo de civiles armados lo sacaron de ahí. Luego de eso fue cuando recibió las imágenes de la tortura.

El medio señala que no es la única desaparición. Ese mismo día, Jaime Santacruz, de 28 años, y los hermanos García Bocanegra, Mario Alexis y Brian Eduardo, también fueron detenidos. Desde ese día tampoco se sabe nada de Santacruz.

Secuestrados cuando policía de Tamaulipas custodiaba

Las desapariciones de Herrera Ávalos y Santacruz fue luego de un operativo de los agentes estatales. Durante este, realizaron la detención de las cuatro personas. Mientras estaban bajo custodia de la policía, familiares comenzaron a recibir llamadas solicitando rescates.

“Me pidieron 50 mil pesos. Al yo decirles que no podía entregárselos me hablaron con palabras groseras, diciéndome que ya daba igual”, señaló Anabel Bocanegra en entrevista con el medio.

Bocanegra es la madre de Mario Alexis y Brian Eduardo. Esa misma llamada la recibió Noyola Fernández, pero en su caso se logró negociar y acordaron 2 mil pesos.

Uno de los hermanos García Bocanegra relató a Animal Político que cuando estaban bajo custodia, la policía se salió y llegó un hombre con cuerno de chivo. Fue ahí cuando el sujeto, luego de dudar, se llevó a Luis y Jaime.

A esto le siguieron los videos de las torturas que recibió Noyola Fernández. En estos, los torturadores les preguntan si son del Cártel del Noreste, una escisión de Los Zetas.

Noyola Fernández asegura que su marido no es parte de la organización y siempre evitó meterse en problemas.

Familiares piden ayuda al gobierno federal

Tras las desapariciones, Noyola Fernández y otros habitantes de Ciudad Mier viajaron a la Ciudad de México para denunciar el caso ante la Fiscalía General del Estado. Además, solicitaron medidas cautelares a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y que se exponga el caso ante Presidencia y la Secretaría de Gobernación (Segob).

Además, luego de una semana de las desapariciones, vecinos de Ciudad Mier se manifestaron en la vía pública. Ahí cortaron la circulación, pero fueron reprimidos por agentes del Grupo de Operaciones Especiales de la Seguridad Pública de Tamaulipas (GOPES). La protesta fue disuelta a balazos, según víctimas que presentaron una denuncia ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos. La Secretaría de Seguridad Pública, señala Animal Político, no ha respondido ante las acusaciones.

Publicidad