¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Semar reconoce que mató a tres civiles en Nuevo Laredo durante fuego cruzado

Durante la noche del sábado 24 de marzo y la madrugada del domingo 25, en medio de un enfrentamiento entre marinos y presuntos sicarios, una mujer y sus dos hijas fueron abatidas. Aunque al principio lo negó, hoy la Marina asumió la responsabilidad de esas tres muertes.

Esta Institución asume la responsabilidad que deriva de los hechos en los que de manera circunstancial, resultó involucrado un vehículo civil ajeno a tales eventos“, dice el comunicado de la Armada.

La Semar agregó que la postura que antes tenían sobre los hechos –en la cual dijeron que no había sido culpa de sus elementos– fueron el resultado de los datos con los que contaban en ese momento y que nunca lo hicieron para ocultar los hechos o minimizar el dolor de los civiles afectados.

Los impactos de bala que recibió el personal civil fueron a causa de fuego cruzado a nivel tierra y no desde el aire, asimismo el calibre de los impactos que presenta el vehículo no corresponden al armamento orgánico con el que cuentan las aeronaves de la Armada de México“, declaró la Marina en un comunicado el 26 de marzo.

Ese fin de semana, iban cuatro a bordo de la camioneta. El marido sobrevivió a los impactos de bala, pero la madre y las dos niñas menores de edad perecieron. Tras los hechos, la hermana de la madre abatida relató que todavía uno de sus familiares le marcó para decirle que les habían disparado y se estaban desangrando, pero nadie llegó a tiempo para auxiliarlos.

En el mismo comunicado del 26 de marzo, la Marina acotó que personal naval brindó en todo momento la atención médica necesaria en el área del incidente a personas que resultaron heridas.

La publicación de la Marina de este 6 de abril es a raíz de las investigaciones que hizo la Procuraduría General de la República luego de los acontecimientos. También la Comisión Nacional de los Derechos Humanos envió a personal para indagar el incidente.

“La Secretaría de Marina-Armada de México asume ante las y los mexicanos la responsabilidad social que ello representa, a pesar de constituir un hecho circunstancial, cuya causa fue originada por grupos delincuenciales que actúan desde el anonimato”, concluye.

La rectificación de Semar asienta una situación que de por sí ya había sido un escenario caótico. La muerte de la mujer y sus dos hijas se suman a las bajas de la Marina y los supuestos delincuentes. Un elemento de Semar falleció y cuatro presuntos sicarios fueron abatidos durante los tres enfrentamientos que se suscitaron ese fin de semana.