En Guerrero, obispo pacta con el narco y la UAG haría lo mismo

Tras terminar de oficiar una misa en Chilpancingo, el obispo Salvador Rangel Mendoza informó que pactó con el crimen organizado para que se detengan los asesinatos de candidatos en la entidad. El pacto habría ocurrido durante una reunión con el jefe de un grupo del narcotráfico en Guerrero.

“Que iban a dejar una elección libre. Que eligiera el pueblo, Que ellos no se iban a meter, pero bajo dos condiciones: que no repartan dinero los candidatos para comprar el voto y, que éste sea utilizado para hacer obras”, señaló Rangel a medios, informó El Sur.

El obispo se reunió el viernes con el capo para agradecerle que se regresaran los servicios de luz y agua a la comunidad de Pueblo Viejo, en Tlacotepec. Durante mes y medio fueron suspendidos.

“Yo me relaciono con ellos, pero yo, como he dicho, nunca les pido dinero, ni una posición política. Yo ando tratando de ayudar a la gente, yo ando tratando de servir y que pues Guerrero vaya por los caminos de la paz, de la concordia, y evitando crímenes y asesinatos”, agregó el mitrado.

Rangel señaló que la violencia contra los políticos del PRD se trata de la historia que muchos viven en la entidad, como sería su caso. Hace dos meses, dos curas fueron asesinados en Taxco y la Fiscalía señaló que se encontraban en un espacio donde también había narco. La dependencia, dijo el obispo, le prometió información sobre los homicidios y hasta el momento no han dicho nada.

“Que nos den una respuesta, eso lo necesitamos, una clarificación porque yo veo esta cadena: un crimen tapa otro crimen, y así vamos, pero no se esclarecen bien las cosas”, declaró.

Pero Rangel no es el único que ve la paz en la entidad a través de pactos con el narcotráfico.

Ante las muertes de estudiantes en el estado, el rector de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAG), Javier Saldaña Almazán, dijo que estaría dispuesto a reunirse con el crimen organizado para que no continúen los asesinatos de universitarios, de acuerdo a El Sur. Agregó que lo haría sólo si el gobierno se lo pide de forma institucional.

Según el titular de la UAG, en cuatro años han asesinado a 30 estudiantes universitarios.

El alcalde de Acapulco, Evodio Velázquez Aguirre, señaló sobre el pacto de Rangel que los acuerdos no deben de orientarse hacia la impunidad o la corrupción, tampoco concretarse fuera de la ley. Lo importante, dijo, es que las instituciones funcionen, informó El Sur.

El gobernador Héctor Astudillo (segundo, de izq. a der.), el general Pedro Almazán (cuarto) y el edil Evodio Velázquez (quinto).

El periódico Reforma informó que el vocero del Grupo Coordinación Guerrero, Roberto Álvarez Heredia, declaró que la violencia en la entidad no se va a resolver con pactos con aquellos que actúan fuera de la ley.

Por su parte, el General Pedro Almazán Cervantes, titular de la Secretaría de Seguridad Pública del estado, no ha dado ningún pronunciamiento oficial sobre el pacto de Rangel o la disposición de Saldaña, señaló la dependencia a Plumas Atómicas.

 

Los comentarios tanto del obispo y el rector, como de los funcionarios, ocurren tras una Semana Santa en Guerrero marcada por la violencia y es que el viernes pasado, durante el Viacrucis, se desató una balacera. Hubo dos muertos en Acapulco ese día, pero no en la procesión.

Sin embargo, Guerrero, uno de los estados con más asesinatos en los últimos años y donde operan al menos 18 grupos de delincuencia organizada, ha registrado una serie de homicidios de políticos y precandidatos en la entidad.

El pasado 3 de marzo, el precandidato del PRD a la alcaldía de Zihuatanejo y director de Obras Públicas del ayuntamiento de José Azueta, Homero Bravo Espino, fue asesinado a balazos en San José Ixtapa, informó Animal Político. El Universal registró que Antonia Jaimes Moctezuma, precandidata a una diputación local por el PRD, fue ejecutada el 21 de febrero.

De acuerdo a las cifras del Sistema Nacional de Seguridad Pública, Guerrero ha visto una violencia constante en años recientes. En los primeros dos meses de 2018 se han registrado 448 homicidios dolosos. En 2017 se contabilizaron 2 mil 318; en 2016, 2 mil 213; en 2015, 2 mil 16; en 2014, mil 514; en 2013, 2 mil 87, y en 2012, 2 mil 310.