Sufre un infarto cerebral en el Metro, autoridades la ignoran, la abandonan y muere en el hospital

Permaneció abandonada más de 26 horas afuera del metro
Mujer sufre infarto cerebral en el metro, es ignorada ,abandonada y muere en el hospital. Imagen:Twitter.

María Guadalupe Fuentes Arias, de 56 años, abordó la estación Tacubaya del Sistema de Transporte Colectivo (STC) de la CDMX. Minutos después, sufrió un infarto cerebral, por lo que cayó desvanecida al interior de la estación. Las autoridades del STC en vez de atenderla la abandonaron fuera de la estación; tres días después, murió.

La mañana del sábado 16 de febrero cerca de las 7:00 am, María Guadalupe Fuentes Arias ingresó al metro en la estación Tacubaya. Tiempo después sufrió un infarto cerebral y se desvaneció en algún punto de la estación. Cinco policías al presenciar el desmayo la llevaron en camilla hacia la oficina del Jefe de estación. El periódico Reforma consiguió algunos videos del suceso acontecido dentro de la estación. Estos revelaron que María Guadalupe permaneció en la oficina alrededor de tres horas sin que algún médico le prestara la atención correspondiente.

Tres horas después, aproximadamente a las 10:30 de la mañana, cinco policías la sacaron por la fuerza de la oficina. En los videos filtrados por el periódico Reforma, puede observarse cómo la mujer es prácticamente arrastrada por los oficiales pues no podía mantenerse en pie tras el infarto. En ningún momento la condujeron a una instancia adecuada como lo hubiese sido trasladarla a un hospital. Ni siquiera trataron de comunicarse con sus familiares a pesar de tener a la mano sus pertenencias personales. 

Simplemente fue abandonada fuera de las instalaciones cerca de la avenida Jalisco y Parque Lira. En ese lugar permaneció bajo el sol cerca de 26 horas sin poder pedir auxilio o ser atendida por algún transeúnte o comerciante local. Por su parte, sus familiares la reportaron como desaparecida por la tarde noche de ese sábado, aún así no pudieron relacionar a la mujer desvanecida en el metro con la que fue reportada como desaparecida unas horas después.

Fue hasta el día domingo 17 de febrero que personal de emergencias del Sistema Universitario de Urgencias Médicas (SUUMA) la atendió afuera de las instalaciones del metro. Luego fue trasladada al Hospital General Regional 1 del IMSS. Tres días después, la mujer de 56 años falleció. María Guadalupe fue confundida con una vagabunda, sin que esto sea una justificación, tanto para las autoridades del STC como para las personas que transitaban alrededor de la estación. Por tanto, nadie se ofreció a ayudarla.

Inclusive algunos vendedores ambulantes declararon haber visto a la mujer ser abandonada por los policías. Pensaron que estaba tomada o drogada y por ello había sido expulsada del metro.  También declararon que la mañana del domingo seguía en el mismo lugar, pero sin sus pertenencias. Sin embargo, no hicieron nada y sólo observaron como los paramédicos de SUUMA, se la llevaron.

Por su parte, el STC, realizó una denuncia ante la Procuraduría General de Justicia (PGJ). Así mismo se aclaró que la jefa de estación del Metro Tacubaya fue cesada de su cargo. En cuanto a los policías que abandonaron a la mujer de 56 años, recibirán una sanción por el Consejo de Honor y Justicia. Finalmente, aseguró que desde el suceso, se ha acompañado a la familia de la víctima en todo momento. (Vía: Excélsior)

En entrevista con Plumas Atómicas, Julio Iver Martínez, director de medios del Sistema de Transporte Colectivo Metro, afirmó que fue error del personal y no de los protocolos de seguridad del STC. Así mismo, comentó que en el transcurso del día STC y la PGJ CDMX publicarían una tarjeta informativa con el desarrollo del caso, al cierre de la redacción de esta nota esa tarjeta no ha sido publicada. 

Todo en este caso es alarmante: la falta de preparación de las autoridades del Sistema de Transporte Colectivo, quienes parecían no conocer el protocolo de atención y seguridad a los usuarios. Así mismo, el desinterés en general de las personas que la observaron fuera de la estación refleja la falta de empatía en general. Aunado a ello podemos relacionar la recientes demandas por acoso en el metro y la incapacidad de proporcionarle al usuario un servicio seguro.