¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Soledad durante aislamiento social es tan grande como el hambre

Un reporte que coincidió con el coronavirus revela que el contacto con otras personas es una necesidad más importante de lo que creíamos

Durante la pandemia por coronavirus, alrededor del mundo, millones de personas han permanecido en casa para atender las indicaciones sanitarias y ayudar a reducir el contagio de Covid-19. Sin embargo, el aislamiento social ha traído consigo sentimientos de soledad que, de acuerdo con científicos, son tan grandes como la necesidad de comer o tomar agua.

También te puede interesar: En México, llamadas por violencia de género aumentaron 60 por ciento

Un reporte preliminar del Massachusetts Institute of Technology (MIT) del 26 de marzo señala que la soledad y el hambre comparten señales en la misma parte del cerebro, que regula impulsos como la recompensa y la motivación. Nuestra necesidad de interactuar con otras personas es tan importante como nuestra necesidad de comer.

El estudio coincidió con una emergencia sanitaria por la que millones de personas alrededor del mundo deben evitar el contacto físico con otras personas. (Imagen: needpix)

El estudio no fue realizado a partir del aislamiento social que se vive en todo el mundo por la pandemia, pero sí coincidió con un periodo en el que millones de personas alrededor del mundo están experimentando la soledad de nuevas maneras. Las neurocientíficas Livia Tomova y Rebecca Saxe iniciaron el proyecto hace tres años para conocer cómo operaba la soledad en el cerebro, pero fue a principios de 2020, cuando empezaron a escribir sus conclusiones, que el coronavirus forzó a mucha gente a quedarse en casa y sí, a evitar el contacto físico con otras personas.

Para conocer la respuesta de las personas ante el hambre y la soledad, 40 personas adultas fueron monitoreadas de forma individual: 10 horas mientras permanecían sin agua ni comida y otras 10 horas sin teléfonos, computadoras ni ningún tipo de contacto con otra persona. Así, reconocieron patrones similares: “Esto nos dice que hay una marca neural compartida entre ambos estados”, señaló Tomova. “El contacto social es una necesidad muy básica”.

Con información de Scientific American.