SCJN revoca sentencia de Sergio, condenado injustamente a 27 años en prisión

Hace tres meses conocí a los hermanos de Sergio Sánchez Arellano, me contaron sobre su detención arbitraria en marzo del 2010 y sobre la sentencia de un juez que lo condenaba a pasar 27 años de su vida dentro de la prisión por un delito que no cometió. Hoy, después de siete años de estar preso en la penitenciaría de Santa Martha, pronto alcanzará la libertad, pues la Suprema Corte de Justicia revocó la sentencia.

“La Corte identifica una injusticia en el caso de Sergio y de algún modo, en términos jurídicos, intenta reparar la violación a los derechos humanos contra Sergio abriendo la puerta para su libertad”, expresó el abogado de la familia de Sergio, Luis Tapia. (Vía: Reforma)

 

La Suprema corte reconoció que se violaron los derechos humanos de Sergio, además de que que la investigación por parte del Tribual colegiado fue incompleta.

Sergio tenía imputado el cargo de homicidio y sólo había una testigo que ‘identificó’ a Sergio como responsable de las conductas imputadas, pero en primer lugar ese reconocimiento se realizó bajo la detención ilegal de Sergio y en segundo lugar, la testigo presencio el ataque a 10 metros de distancia.

Podrías estar en prisión sin haber cometido ningún delito

En el informe realizado por Amnistía Internacional sobre detenciones arbitrarias, Sergio relata que fue detenido fuera de su hogar por personas no identificadas y sin presentar ningún tipo de documentación, fue incomunicado, golpeado y amenazado para que se inculpara.

 

“¿Cómo es posible que lleguen estos casos hasta la Suprema Corte cuando están viciados desde el origen? Y después de tantos años decir ‘disculpe nos equivocamos”, expresa José de Jesús Maldonado del Centro de Prodh.

Las detenciones arbitrarias son un grave problema de derechos humanos, en donde autoridades realizan una investigación plagada de irregularidades para simplemente, cumplir una cuota.

Luego son las organizaciones de derechos humanos quienes realizan un verdadero seguimiento a los casos, quienes acompañan a las familias y quienes finalmente revelan la descomposición de las instituciones estatales y federarles para impartir justicia, instituciones que al final, piensan que una disculpa basta.