Vecinos de Iztapalapa denuncian uso electoral de agua: ‘sin INE, no hay pipa’, les dicen

Luego de dos meses (algunos más) sin acceso a agua corriente, los habitantes de varias colonias de Iztapalapa están denunciando que las pipas provistas por la delegación están pidiendo sus credenciales de elector, de lo contrario se les niega el servicio.

Como te hemos estado informando a lo largo de las últimas semanas, la delegación Iztapalapa sufre de un grave desabasto de agua. Algo que es normal en la delegación pero que se ha intensificado estas últimas semanas y meses. Por ello, los vecinos de varias colonias y barrios han cerrado avenidas principales y han presionado a las autoridades delegacionales y del Servicio de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex) para que solucionen el problema.

Algunas veces, tal como ocurrió ayer, los manifestantes han sido atacados por particulares; en otros casos, las soluciones paliativas de la delegación han llegado con unas letras chiquitas que nadie pidió: sus credenciales de elector. (Vía: Sin Embargo)

Los vecinos ya han presentado la denuncia correspondiente ante la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade), de acuerdo a entrevistas realizadas por Animal Político. Señalan específicamente a Karen Yáñez Cedillo, directora de coordinación territorial de la delegación Iztapalapa.

En la denuncia, con folio 1800005062-B2830B, un vecino que solicitó el anonimato declaró que “la gente del PRD y el PAN condicionan el servicio a cambio del voto. Quieren que les dejes copia de tu credencial de elector. Ya lo denuncie ante la Fepade y estoy a la espera de la respuesta” (Vía: Animal Político)

Yáñez Cedillo y la delegación niegan las acusaciones, sin embargo, los señalamientos se multiplican en redes sociales.

En plena campaña electoral, el agua se ha convertido en una moneda política: no sólo el condicionamiento del agua, sino las promesas de ‘terminar’ con el uso político de ésta: tanto Mikel Arriola como candidatos a diputaciones federales y locales de Morena han hecho suyo la denuncia de estos hechos, aunque no han habido propuestas reales, efectivas o meramente realizables de parte de ninguno.

Mientras, los vecinos de Iztapalapa no tienen otra más que formarse desde las cuatro de la mañana por una pipa o dar su credencial a algún operador. El derecho humano del agua, garantizado en la Constitución de la CDMX es, hoy, nada más que una promesa de campaña que no se ve que vaya a ser cumplida.

Por: Redacción PA.