¿Promesas originales? No tanto, Meade presenta su versión de ‘te lo firmo y te lo cumplo’

Es un hecho que la campaña de José Antonio Meade está más cerca de Margarita Zavala que de Andrés Manuel López Obrador. Por ello mismo, es necesario para su equipo de campaña elaborar estrategias que le hagan recuperar terreno (como la que están haciendo comprando búsquedas en Google) y ahora, recurrieron a una ‘vieja y confiable’.

Bueno, más que un clásico de la propaganda, se trata de refritear la estrategia que Enrique Peña Nieto utilizó durante su camino para ser gobernador del Estado de México y posteriormente presidente de México: firmar compromisos que cumplirá (y que a meses de salir del cargo no ha cumplido ni con la mitad). (Vía: Aristegui Noticias)

El remake que hará Meade lleva por nombre “Avanzar Contigo”, recuperando también el lema de “Mover a México” a un plano más personalísimo, en el mismo tenor de su intención de crear un “registro nacional de necesidades de cada persona” (sea lo que sea que eso signifique).

Evidentemente, el tener un papel firmado por un aspirante presidencial parece una gran valía a la hora de solicitar algo. Sin embargo, el ejemplo que se tiene con Enrique Peña Nieto nos deja clarito que es solo una estrategia electoral para abusar de (o al menos atraer) la confianza de esos ciudadanos beneficiados.

Foto: Proceso

La estrategia es clara y es necesaria para Meade, que se encuentra rezagado en este momento frente a Anaya y AMLO, a pesar de que este mantenga un semblante tranquilo y despreocupado al inicio de este proceso electoral.

Ahora, de ser hechos estos certificados de compromiso de parte del candidato priísta, tendría que llevarse un seguimiento de su cumplimiento, porque, nuevamente, hay que recordar que EPN firmó 266 compromisos durante su campaña antes de ser el mandatario mexicano y, hasta el final de año pasado, había cumplido la enorme cantidad de… 106, o sea como el 40%. (Vía: Proceso)

Es necesario que los candidatos se comprometan con la ciudadanía para elaborar estrategias que ataquen y atiendan necesidades específicas de cada uno de ellos y sus comunidades. Por otro lado, también es urgente que la demagogia y el uso de la necesidad como moneda de cambio por un voto se aleje lentamente de las campañas… pero estamos en México, donde los debates son más bien peleas de retórica elemental y descalificaciones.

También hay que recordar que el PRI había acusado de plagio a Ricardo Anaya por una conferencia que dio que fue una calca de una charla de coaching de un orador estadounidense. Aunque Anaya aludió a que citó su fuente (en una esquina de una foto y no acreditando la ponencia entera), en este caso Meade no lo ha hecho.

Esperemos que sea simplemente una idea de intersexualidad y que, de lograrlo, haga efectivos esos compromisos, porque seguro es más fácil avanzar contigo, que tratar de mover a México con firmas de chocolate. De cualquier manera, si lo que más pudieron hacer fue refritear una estrategia de hace seis años: ¡nombre, unos genios!