Debates en México: entre Luis Miguel, el Cuau y el Pato Zambrano

Estamos a unas horas de que se realice el último debate presidencial de estas campañas electorales. Sin embargo, se han estado realizando muchos encuentros entre contendientes, en los que vemos más que solo Ricky Riquines, costales y manos mochadas… y no sabemos si es alentador o no.

Estos no gozan de la misma explosión mediática que el que se realziará hoy en Mérida, pero tienen sus cosillas y eso es lo que nos tiene aquí: ver cómo nuestros candidatos y políticos discuten el futuro del país que representarán. Un país que, en muchos sentidos, se parece a ellos.

Durante el debate para la alcaldía de Monterrey, en el que compiten dos exalcaldes y… el Pato Zambrano, este enloqueció un poquito contra Enrique Barrios, candidato de Movimiento Ciudadano para el mismo puesto, quien estuvo hablando del padre de Zambrano.

El exparticipante de Big Brother se acercó a este otro y lo amenazó de “partirle la madre” si seguía hablando del su progenitor, a lo que su contricante reviró diciendo que da igual, que su papá ni siquiera lo quiere. Algo digno de un show de Laura en América, o de otra emisión de un reality show llamado México.

Esta no fue la única mención de cultura pop que hemos visto durante debates y plática diplomáticas. También, en el encuentro de los candidatos a la gubernatura de Puebla, tuvimos un recuerdo íntimo de que Luis Miguel es, en realidad, la luz que ilumina todo México.

La candidata Martha Érika Alonso, de la coalición Por México al Frente, se refirió a Miguel Barbosa diciéndole que no le hace “honor a su nombre”. Esto, claro, porque Luismi es la luz al final del tunel godín que es el fin de semana, y después le soltó una injuria mayor.

Expresó que ella no es la incondicional, que es una mujer poblana que no se va a dejar y que él… él más bien parce Luisito Rey. Tal vez se le olvida a Martha que ella accedió al puesto de candidata a través de la influencia que su esposo, el gobernador Rafael Moreno Valle, tiene dentro del Estado y el PAN. ¿Eso cómo los deja? ¿Como Raúl Velasco y Fey?

No podemos olvidar, tampoco, que Morelos tiene como candidato a Cuahtémoc Blanco, una figura tan imponente en la mente de muchos como Luis Miguel. El exfutbolista va de la manita de Andrés Manuel López Obrador, y parece que la ciudadanía morelense le dará chance de echarse una cascarita de seis años al frente de una región compleja.

Blanco dio gala de por qué se ganó la simpatía del electorado desde su alcaldía en Cuernavaca. No tiene el léxico y la forma acartonada y cantadita de hablar de casi todos los políticos. Al contrario, parece que estás hablando con cualquier persona que te puedes encontrar en la calle para discutir de por qué está tan cara la gasolina.

El candidato de Morena acusó direcamente a Graco Ramírez con datos pesados en unas gráficas que bien pudo haber pasado por Ricardo Anaya, si este hubiera jugado fútbol y vivido en Tepito. El gran mérito de Cuahtémoc, sigue siendo que en su gobierno no fue corrupto ni decepcionó a nadie… porque parece que no hizo nada, o nada de nuestro conocimiento.

Por: Redacción PA.