Entre más religioso se críe un niño, menos generoso: estudio

Su comportamiento es más violento, punitivo y conforme crecen, son menos propensos a compartir o empatizar
Niños religiosos comparten menos y juzgan y castigan más, según estudio. Imagen: Especial

Un estudio de la Universidad de Chicago ha demostrado que los hijos de padres religiosos no son tan altruistas como se piensa.

Aunque se cree que la religión es un punto que juega un papel muy importante sobre el desarrollo de la moral, este estudio publicado el 5 de noviembre en Current Biology podría cambiar esa idea.

Psicólogos del proyecto que está dirigido por el profesor Jean Decety, estudiaron las percepciones y comportamiento de niños en seis países.

Ese análisis evaluó la tendencia de los niños a compartir, que es considerada una parte del altruismo, además de su inclinación por realizar juicios o castigar a otros por su mal comportamiento.

Los datos que arrojó el estudio dejaron ver que los niños de familias religiosas tienen menos probabilidades de compartir y convivir con otros niños de familias no religiosas. Además, su educación fue asociada con tendencias más violentas en cuanto a su comportamiento.

Sin embargo, los resultados no coincidían con las percepciones de los padres religiosos. Se identificó que esos padres tienen más probabilidades de asumir que sus hijos tienen un alto grado de empatía y sensibilidad a diferencia de los hijos de padres no religiosos.

“Nuestros hallazgos contradicen el sentido común y la suposición popular de que los niños de hogares religiosos son más altruistas y amables con los demás. En nuestro estudio, los niños de familias ateas y no religiosas fueron, de hecho, más generosos, dijo Decety, el Profesor Distinguido en Psicología y Psiquiatría de la Universidad de Chicago Child NeuroSuite.

El número de niños que participaron en el estudio fue de 1,170 infantes de 5 a 12 años; Canadá, China, Sudáfrica, Estados Unidos, Turquía y Jordania fueron los países de origen.

“Nuestros hallazgos contradicen el sentido común y la suposición popular de que los niños de hogares religiosos son más altruistas y amables con los demás”, dijo Decety.

Agregado a ello, los niños participaron en una versión del “juego del dictador”, en el que se les entregó 10 stickers y se les dio la oportunidad de compartirlas con otro “niño invisible”; el altruismo de cada niño fue medido por el número de calcomanías que compartió con dicho niño imaginario.

Niños religiosos tienen un comportamiento más punitivo y violento, revela estudio. Imagen: Especial

En cuanto a la prueba de sensibilidad, los niños vieron distintas animaciones cortas en las que un personaje empuja o golpea a otro por accidente o intencionalmente.

Después de ver dichas imágenes, a los niños se les preguntó qué tan malo era el comportamiento que vieron y la cantidad de castigo que merecían los personajes violentos.

Los padres respondieron cuestionarios sobre sus creencias, prácticas religiosas y las percepciones de la empatía y sensibilidad de sus hijos hacia la justicia. Esos cuestionarios establecieron tres grandes grupos: cristianos, musulmanes y no religiosos.

Otros datos que arrojó el estudio fueron:

  • Los niños de hogares cristianos y musulmanes tienen menos probabilidades de compartir que los niños de hogares no religiosos.
  • Existe una relación negativa entre religiosidad y altruismo, lo que se fortalece con la edad.
  • Niños con una relación más larga con la religión en el hogar son los que menos probabilidades tienen de compartir.
  • Los niños de hogares religiosos prefieren castigos más fuertes por el comportamiento antisocial y son más propensos a juzgar el comportamiento de los demás de manera más severa.

Por si fuera poco, estos resultados se relacionan con otros que encontraron que la religiosidad se relaciona con actitudes violentas y punitivas.

“Juntos, estos resultados revelan la similitud entre los países en la forma en que la religión influye negativamente en el altruismo infantil. Desafían la opinión de que la religiosidad facilita el comportamiento prosocial y cuestionan si la religión es vital para el desarrollo moral, lo que sugiere que la secularización del discurso moral no reduce la bondad humana. De hecho, hace todo lo contrario, dijo el profesor Jean Decety.

Por último, este estudio llamado “La asociación negativa entre la religiosidad y el altruismo infantil en todo el mundo” fue hecho en colaboración con la Fundación John Templeton.

Con información de: Chicago University.