Bardahl se quiso hacer el chistoso con su campaña… pero sólo fue ese tío machista

¿Por qué a partir de comparar la fuerza, inteligencia, estándares de belleza entre mujeres y hombres, mujeres y mujeres, hombres y hombres, las empresas suelen ofrecernos un producto?

La periodista deportiva Marion Reimers expuso en su cuenta de Twitter el contenido machista de la publicidad de la marca Bardahl.

“Ay @BardahlMexico, eres como el tío impertinente que llegó tarde a la conversación y hace chistes incómodos de los que ya nadie se ríe ni por quedar bien. O una palabra que lo resuma mejor: Patético”, escribió Reimers.

Cuando Reimers dice chistes ‘incómodos’ se refiere a  machistas, y aún cuando ni siquiera utilizó esta palabra, las respuestas a su publicación fueron: “Jajaja ya femista de quinta, tranquilizate!”, “sólo es una broma”, “ya no hay libertad de expresión”.

Para Bardahl todas las mujeres son incapaces de cambiar una llanta porque esa tarea es realizada únicamente por hombres. Para la empresa la mujer es una damisela en apuros a la que se ayuda, rescata u orienta, pero nunca es alguien que sabe, o que, mucho menos, podría saber más que ellos. 

Pero esta historia de clasificar a la mujer no cosa nueva para la marca de aceites, pues se han encargado de representar a la mujer como un trofeo o un adorno sobre el automóvil, a tal grado, que su cuerpo se convierte en una parte más del coche.

Al hacer una revisión de las imágenes que utiliza esta marca de aceites en su cuenta de Twitter, se verifica que es a partir de estos “chistes” la empresa diseñó toooooda su propaganda.

https://twitter.com/BardahlMexico/status/933017503428677633

Hacen definiciones de personas con palabras que no describen a personas sino a formas u objetos y es a través del lenguaje que una mujer deja de ser mujer para ser una ‘cachorra’.

https://twitter.com/BardahlMexico/status/931205556794281984

Dicen a los hombres cómo ser hombres, porque se asume que sólo existe una forma de serlo: de relacionarse con el entorno y, también, de relacionarse con las mujeres.

https://twitter.com/BardahlMexico/status/920302162361683970

En la página web de la marca, señalan:

” Conocemos nuestros propios alcances y limitaciones. Actuamos de buena fe y en base a ellos asignamos responsabilidades. Entendemos la dignidad de las personas y les tratamos siempre con respeto y consideración“, se detalla en la sección ‘valores’ de su sitio web.

Diseñar publicidad que cosifíca a la mujer no es entender la dignidad de las personas, además no basta con “actuar de buena fe” ni haber borrado la imagen que Reimers tuvo a bien criticar, la publicidad no necesita actos de buena fe, necesita dejar de ver a la mujeres como damiselas, partes de autos y trofeos. 

No, Bardahl, la que se enoja no pierde: desde la ira, la intolerancia y encabronamiento se ha conseguido, como en tu caso, que borres el ‘chiste’, y en la caso de la sociedad que comience a notar la diferencia entre el sentido del humor que toma en cuenta la dignidad de las personas y el chiste machista que ya no da risa.