¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

¿Qué pasa con los niños que nacen en la cárcel?

¿Qué pasa con la infancia cuando está recluida?
¿Qué pasa con los niños que nacen en la cárcel?. (Imagen: De10)

Cientos de niños nacen en las cárceles mexicanas y pasan una parte de su infancia en ellas. ¿Qué pasa con la infancia cuando está recluida?

También te recomendamos: Trump firma orden para ‘mantener familias unidas’… en la cárcel, tras decir que no podía hacer nada

Cientos de niños nacen en cárceles mexicanas, algunos viven allí una parte de su infancia y después pasan al cuidado de algún familiar. Otros más vivían con sus parientes y después son trasladados con sus madres al penal.

Según cifras de Animal Político en el 2019 residían cerca de 436 niños entre 0 a 6 años viven en los centros penitenciarios del país bajo el cuidado de sus madres; sin embargo, eso no implica que los niños crezcan en un ambiente adecuado para ellos.

La asociación civil Reinserta señaló que solo 37 de 360 prisiones mexicanas han incluido zonas especiales, áreas de maternidad y educación para los niños que viven en las cárceles.

No en todos los centros penitenciarios del país residen menores, pues en algunos no existen condiciones aptas para que los menores de 3 años vivan con sus madres, de tal manera, son separados de su madre después de nacidos, impidiendo el desarrollo de un vinculo afectivo sano con sus madres y lastimando los derechos de ambos.

El desarrollo integral de los niños se ve interrumpido y algunos pueden desarrollar problemas de salud mental como estrés , ansiedad y depresión debido al aislamiento, la falta de educación temprana y el desarrollo de sus capacidades motrices finas y gruesas al encontrarse en lugares cerrados.

“Estos niños, que han nacido y crecido ‘en un ambiente adverso, donde se encuentran bajo las restricciones y normas que viven sus madres’, sufren largo plazo de estrés tóxico que les provoca desórdenes emocionales, dificultades en el aprendizaje, baja confianza y, en etapas como la adolescencia, consumo de sustancia y adopción de estilos de vida riesgosos”. (Vía: Animal Político)

No sólo se trata de la falta de herramientas que les permitan desarrollarse cognitiva y socialmente, también hay aspectos básicos de salud que no son cubiertos en su totalidad, por ejemplo su esquema de vacunación, atención pedriátrica y psicológica.

“…Se reporto que el 76% de estos menores de edad están legalmente registrados (331) mientras que el 24% no (105)”. (Vía: Animal Político)

Muchos de estos menores podrían internalizar conductas violentas y tener dificultades para socializar en libertad, pues una vez libres no todos ellos cuentan con el apoyo de sus familiares o son tratados de “forma distinta” por ellos.

Diversas asociaciones como Reinserta trabajan por un desarrollo justo para los niños que viven en penales. Mediante talleres psicológicos y artísticos buscan darles una oportunidad para crecer de forma integral y libre de violencia.

Con información de: Animal político