Nadie perdonará a EPN si la reunión con Trump le ayuda a ganar la elección: The Economist

El diario The Economist publicó una columna en la que cuestionó las razones por las que el presidente Enrique Peña Nieto invitó a Donald Trump a México. Además, afirma que los mexicanos nunca lo perdonarían a él o a su partido (el PRI) si el republicano resultara electo.

El artículo del periódico estadounidense destacó que la agresividad que Trump ha demostrado en los últimos meses contra México es algo inusitado:

“ningún candidato moderno ha sido tan ofensivo y agresivo como el Sr. Trump. Y es extraño que un presidente mexicano reciba a candidatos en este punto de las campañas.” (Vía: The Economist)

Además, la publicación también resaltó que la invitación a Trump parece un intento “por distraer la atención” de los “incontables” problemas que el país enfrenta:

“El gobierno está visiblemente dividido sobre cómo lidiar con las protestas de los maestros que se oponen a su tan anunciada reforma educativa. El crimen violento está creciendo de nuevo. Un conflicto de interés nuevo que concierne a la Primera Dama ha salido a la superficie, esta vez involucrando un departamento en Miami (que ella niega poseer). Y Peña ha sido acusado de plagiar parte de su tesis de licenciatura (lo cual ha sido confirmado por la universidad). Incluso antes de los dos últimos escándalos, su tasa de popularidad cayó a 23%, la más baja registrada para un presidente mexicano en este siglo.” (Vía: The Economist)

Por último, el periódico cuestiona cómo esto podría traer complicaciones para el futuro peñista y para las relaciones bilaterales entre México y Estados Unidos:

“Incluso si la Sra. Clinton es elegida, ella no le agradecerá a Peña (por haber invitado a Trump). Si resulta que ha ayudado al Sr. Trump a ser elegido, muchos mexicanos nunca lo perdonarán a él o a su partido, y tampoco el resto del mundo.” (Vía: The Economist)

Desde hace un par de días, Donald Trump rebasó a Hillary Clinton en las encuestas de popularidad por dos puntos: el primero tiene 45 % de intención de voto contra 43 % de Clinton.