Podrían detener a mujeres que porten gas pimienta en Puebla

Para nadie es secreto que las autoridades de Puebla han fallado consecutivamente para poder otorgarle seguridad a las mujeres. Junto con el caso de Mara Fernanda Castilla, son muchas las mujeres que han sido víctimas de feminicidios en esa entidad. ¿Qué pueden hacer las mujeres? Defenderse. Pero, ojo: ya dijo la autoridad que las mujeres que porten gas pimienta podrían ser detenidas.

Sí. Detenidas. No vayan a hacerle daño a un posible acosador.

En rueda de prensa, el titular de la Secretaría de Seguridad Pública de Puebla, Manuel Alonso García, afirmó que las mujeres que porten gas pimienta podrían ser detenidas por llevar un artefacto pprohibido. Eso sí: concedió que podrían portarlo… si toman capacitación.

Puede ponerse como un instrumento prohibido, las autoridades del orden están autorizados para su uso, pero los ciudadanos deben de tener la capacitación para manejo de un gas lacrimógeno o un gas pimienta. Lo más importante es el tema de la prevención, no poner el riesgo de nuestra integridad (…) No poner resistencia en el esquema“, declaró en rueda de prensa. (Vía: Periódico Central)

Varios medios reportan que los reporteros presentes nomás no podían creer lo que escuchaban, así que un valiente repitió la pregunta: ¿Una mujer que porte gas pimienta podría der detenida?

“Probablemente, vuelvo a insistir lo más importante es la prevención y que si van a utilizar una situación de este tipo que sea plenamente capacitado”. (Vía: El Sol de Puebla)

En el mismo estado donde las universitarias marcharon porque la Alerta de Género sigue sin ser emitida, en la misma entidad donde los empresarios declararon que una Alerta de Género podría ‘espantar’ la inversión foránea (pero no los feminicidios), al el titular de la Secretaría de Seguridad Pública  se le hizo muy fácil decir que se podría detener a una mujer que busca, ante todo, protegerse.

De poco sirve añadir que sí podrán portar gas pimienta si están capacitadas, no mientras no aclare quién otorga la capacitación y quién la certifica. Menos aún sirve que recomiende “no oponer resistencia”.

Además, con delcaraciones así, queda fuera lo más importante: las mujeres de Puebla no tendrían que cargar ningún gas pimienta si se sintieran seguras. Pero ese es el detalle que tanto empresarios como autoridades parecen pasar por alto.