Más de 200 niños y niñas faltaron a la escuela después de las redadas de ICE

La comunidad latina de Mississippi se ha recluido en sus casas, por temor a una nueva redada
Detenciones migrantes de ICE dejan a 200 niños desprotegidos.

El 7 de agosto sucedió en Mississippi la redada más grande del estado en la historia de Estados Unidos, donde 680 trabajadores indocumentados fueron detenidos por ICE. Como resultado, sus hijos e hijas quedaron desprotegidos. Muchos de ellos se negaron a ir a la escuela y se encerraron en sus casas, por miedo a ser deportados también.

En la escuela del distrito Leake County, cincuenta alumnos no acudieron a la escuela; es decir, un cuarto de todos los estudiantes. En Scott County, ciento cincuenta alumnos latinos tampoco fueron a clases. Igualmente, en la escuela pública de Canton, 63 de los 400 alumnos con inglés como segunda lengua tampoco acudieron a clase.

En total suman 263 alumnos reportados que dejaron de asistir a la escuela después de las redadas. Reportes indican que, debido al miedo generado, muchos trabajadores tampoco han ido a trabajar y dependen de las donaciones de caridad.

Sin embargo, temen que, al encerrarse en sus casas, haya redadas en propiedad privada.

Familiares, amigos y vecinos se ofrecieron a cuidar a los niños durante la primera noche. A pesar de que voluntarios donaron comida, los niños pedían por sus padres, no por el alimento. En video se puede ver a una de estas niñas pidiéndole al gobierno que deje libre a su padre:

Quiero a mi papá. La gente hispánica no está haciendo nada malo, no está robando nada. Los migrantes sólo quieren trabajos. Sólo saquen a nuestros papás de ahí. Esto no es justo”. 

A lo largo de todo Mississippi se rumoró que agentes de ICE se llevarían a los niños de los trabajadores indocumentados y varios ciudadanos reportaron haber visto a los agentes deambulando en varias zonas del estado. (Vía: Buzzfeed News)

Un día después de las redadas, el director de ICE declaró que habían soltado a cerca de 300 detenidos que tenían hijos menores de edad, estaban embarazadas o tenían importantes problemas médicos. Según ICE, al menos un tutor habría sido liberado por cada familia. Sin embargo, entre el martes y el miércoles, los niños tuvieron que quedarse solos en casa, la mayoría sin saber dónde estaban sus padres.

Cerca de 18 trabajadores menores de edad también fueron detenidos en las redadas y soltados. De los 300 trabajadores que fueron soltados, únicamente a 30 los “liberaron” directamente en la planta, los demás fueron trasladado hasta el hangar militar. (Vía: Time)

Activistas recomiendan que los migrantes estén preparados ante las posibles redadas.

Entre los consejos principales se encuentra:

  • designar a un tutor responsable
  • contratar a un abogado migratorio y, de ser posible, contar con dinero en efectivo para pagar la fianza.

“Es importante que los migrantes detenidos no firmen ningún documento sin asesoría legal.” (Vía: La Opinión)

Los arrestos indiscriminados incrementan el miedo con el que ya viven los migrantes. Esta “guerra contra migrantes” que ha declarado el gobierno estadounidense tiene fuertes efectos físicos y psicológicos sobre los detenidos. De nuevo, Estados Unidos se encuentra separando familias enteras en “nombre de la ley”.

Toda la población latina de Mississippi y de estados aledaños ha respondido con miedo y desconfianza. Muchos latinos no quieren salir a las calles, lo que pone en peligro sus trabajos y sus estudios. ¿Cuándo dejarán de tratar a los migrantes como criminales?