Joven estadounidense fue retenido en centro de detención migrante

Francisco Erwin Galicia estuvo tres semanas retenido a pesar de contar con documentación estadounidense
Ciudadano estadounidense fue retenido por tres semanas en centro de detención migrante. (Imagen: Kfoxtv)

Este martes, Francisco Erwin Galicia, ciudadano estadounidense de 18 años, fue liberado de un centro de detención después de tres semanas retenido. Su denuncia hace eco a las quejas que los migrantes han realizado durante toda la administración de Trump.

Erwin Galicia y su hermano Marlon estaban viajando desde Edinburgo hacia la Universidad Ranger en el norte de Texas. Ambos querían participar en un evento de buscadores de fútbol con la esperanza de obtener una beca para la universidad.

Junto con otros amigos, fueron detenidos en un retén de ICE. Aunque Erwin traía consigo una identificación oficial de Texas, su hermano únicamente contaba con una credencial escolar, por lo que ambos fueron llevados a un centro de detención. Erwin contaba con un acta de nacimiento estadounidense, identificación oficial y número de servicio social; pero los policías creyeron que era falso.

Marlon únicamente cuenta con nacionalidad mexicana, por lo que aceptó ser deportado después de tres días en el centro de detención. Por su parte, Erwin continuó detenido hasta hace dos días, cuando su abogada logró comprobar la autenticidad de sus documentos oficiales.

Galicia abraza a su abogada al salir de centro de detención. (Imagen: CBS News)

Después de ser liberado, Erwin reportó las terribles condiciones en las que se encontró durante esas tres semanas. Debido a la falta de comida, perdió aproximadamente once kilos. Nunca tuvo la oportunidad de bañarse o de realizar una llamada a sus familiares o a su abogada. Dormía en el suelo con otros sesenta hombres, algunos de los cuales dormían en el suelo de los baños. Para taparse contaban únicamente con “sábanas” de aluminio. (Vía: Newsweek)

Dice Erwin que había muchos hombres enfermos con picaduras de pulgas, pero no se atrevían a pedir asistencia médica pues habían sido amenazados con empezar de cero su proceso legal.

Llegó un punto en el que Erwin, a pesar de ser un ciudadano estadounidense, estuvo a punto de decidir autodeportarse, sólo para salir de ahí.

La manera en la que nos trataban era inhumana. Llegó un punto en el que estaba listo para firmar un papel de deportación, sólo para dejar de sufrir. Necesitaba dejar de sufrir ahí”.

Galicia reuniéndose con su madre después de tres semanas detenido. (Imagen: Belleville News-Democrat)

Comenta también que, aunque conocía sobre las condiciones de los migrantes, no se imaginaba que fueran así en realidad: “Es una cosa ver las condiciones en la televisión o en las noticias, es diferente vivirlas“. (Vía: Slate)

Nada de lo que narra Erwin es nuevo, las condiciones de los centros de detención han sido inhumanas desde el principio. Que la denuncia la haya hecho un estadounidense sólo presenta un punto de vista interno. Pero sin importar quién lo denuncie, la realidad es la misma.

Publicidad