Critican detención de migrantes mediante instalación de arte en Nueva York

A través de 24 instalaciones ubicadas en sitios estratégicos de Nueva York, #NoKidsInCages critica los centros de detención de migrantes
Instalación de arte critica política migrante estadounidense

En abril de 2018, el gobierno de Trump anunció una política de “cero tolerancia” a migrantes. Desde su anuncio, cualquier persona atrapada intentando cruzar la frontera de forma ilegal es inmediatamente detenida y llevada a juicio.

Ante el anuncio repentino, el Departamento de Seguridad Nacional y el Departamento de Salud y Servicios Humanos no contaban con los protocolos necesarios para lidiar con la separación de familias y llegada de niños migrantes.

La implementación de la política de “cero tolerancia” separó a más de 3 mil niños de sus padres y provocó indignación nacional e internacional. Ante presión pública, el presidente Trump detuvo las separaciones de familias, aunque en varias ocasiones los oficiales tuvieron problemas encontrando a los familiares de los niños.

Información oficial del Departamento de Aduanas y Protección Fronteriza refleja que en septiembre de 2018, 16,650 familias fueron detenidas. En total, 400 mil personas fueron detenidas a lo largo de todo el 2018. (Vía: New York Times)

Los centros de detención de niños migrantes no estaban bien equipados. En muchos casos, los guardias no sabían si los niños habían sido separados de sus padres o si habían llegado solos. Los procesos para reunir a las familias previamente separadas empezaron hasta el 16 de julio. 

En 2018, más de 13,000 niños y niñas fueron detenidos en centros federales; cinco veces más que en 2017. Estos niños fueron forzados a ir a corte y defender su estatus legal. A partir de su actuación en corte, podrían ser deportados, reunidos con sus familias u otorgados asilo.

Centros de detención para migrantes. (Imagen: BBC)

Decirles centros de detención es demasiado amable. Se ha visto a los niños atrapados en jaulas, esperando respuesta de abogados y oficiales sobre cuándo volverán a ver a sus padres.

Ante la terrible situación estadounidense y la clara violación de derechos humanos, ha habido un gran número de críticas y quejas por parte de celebridades y activistas. Por ejemplo, la mexicana Valeria Luiselli publicó Los niños perdidos, libro que responde las 40 preguntas del cuestionario de admisión que deben de contestar todos los niños y niñas migrantes.

Más recientemente surgió la instalación #NoKidsInCages, patrocinada por Raices, la más grande asociación de apoyo legal para migrantes. Raices se dedica a la protección de niñas y niños migrantes, familias migrantes y refugiados.

En 24 zonas distintas de Nueva York aparecieron jaulas que muestran las condiciones de los niños y niñas migrantes, a la vez que se escuchan audios oficiales de los centros de detención.

Cada instalación tiene una réplica de un niño/niña detenido llorando bajo una cobija de aluminio. Las instalaciones fueron colocadas frente a distintos medios de comunicación (como Buzzfeed, Google, The New York Times, CNN, Vice, NBC, Fox News, The Hufington Post, Instagram, Newsweek y Refinery29) con la espera de que se hicieran virales antes de que la policía las retirara. También se colocaron en zonas turísticas como Union Square, el puente de Brooklyn y la universidad de Columbia. Hasta ahora, ocho de ellas han sido retiradas por el departamento policial neoyorkino, NYPD. (Vía Forbes)

La situación de los niños migrantes es apremiante. Es necesario garantizar sus derechos tanto en EEUU como en México, pues según el presidente mexicano, en 2019, de los 521 mil migrantes que ingresaron por la frontera sur durante este año, 159 mil 395 son menores de edad. De éstos, 43 mil 875 niños y niños viajaron solos.

¿La instalación artística será suficiente para cambiar la situación de los niños y niñas migrantes? ¿O serán sólo nuevos lugares para que los influencers se tomen fotografías?