Nueva caravana de migrantes parte de Honduras y se dirige a Estados Unidos

México y Guatemala han acordado hacer todo lo posible para impedir el paso de esta nueva caravana
(Imagen: Conexión Migrante)

Tal y como se advirtió a finales del 2019, una centena de migrantes que previamente se organizaron a través de Whatsapp, partieron este 15 de enero en caravana de San Pedro Sula, Honduras, con el fin de llegar a Estados Unidos.

Te recomendamos leer: Una nueva caravana migrante se acerca a México

La cita para los congregados en la caravana se dio en la terminal de autobuses de San Pedro Sula y se conformó mayormente por personas originarias de Honduras, Salvador y Guatemala.

Migrantes partieron de Honduras (Imagen: CNN)

El objetivo de la caravana es el mismo de las anteriores que han partido desde 2017 a Estados Unidos: la búsqueda de asilo y oportunidades de empleo.

“Hacemos este viaje por la falta de oportunidades de trabajo. Aquí nosotros en este país estamos sin trabajo, no tenemos seguridad, no tenemos salud, no tenemos educación. Este país ha colapsado con este gobierno que tenemos”, explicó uno de los migrantes en entrevista. (Vía: CNN)

Al respecto, representantes del gobierno de México y Guatemala han celebrado una reunión con la noticia de que el gobierno mexicano no permitirá el paso de la caravana migrante a través de la frontera.

“Hoy la conversación con el canciller le hicimos la pregunta sobre esa caravana. El gobierno mexicano nos advirtió que no los va a dejar pasar y que va a utilizar todo lo que esté en sus manos para impedir que pasen” indicó Alejandro Giammattei, presidente de Guatemala. (Vía: Aristegui Noticias)

Aunque la Secretaría de Relaciones Exteriores no ha hecho comentarios específicos sobre el tema de detener el paso de la caravana, el mandatario Giammattei explicó que la nación guatemalteca será muy exigente con la presentación de documentación de menores de edad acompañantes de migrantes. Aquellas personas que no presenten documentación de los niños serán devueltos a Honduras.

En 2018, Estados Unidos perdió el rastro de casi 1,500 menores de edad migrantes y afirmó a través del Departamento de Salud de Servicios Humanos que no eran responsables de los niños.

Con información de: CNN