El sexenio terminará con megadeuda y hospitales sin terminar

Durante los próximos 25 años, las futuras administraciones tendrán una deuda por más de 104 mil millones de pesos de ocho hospitales que no han sido terminados, siguen en construcción o están en pausa.

Según la página del gobierno Proyectos México, siete hospitales del IMSS y del ISSSTE no han iniciado o están detenidas. Solo un hospital, en Mérida, está terminado pero aún sin operar.

Los hospitales están construidos bajo el esquema de Asociaciones Público Privadas (APP), lo que significa que la construcción, operación y mantenimiento de esas instituciones, salvo la parte médica, estará a cargo de empresas privadas durante los próximos 25 años.

El gobierno, por su parte, solamente hará un aporte anual.

Ese tipo de esquemas han sido criticados porque, desde 2016, se utilizan a modo de ‘pago de favores‘. Así lo advierte Francisco Gallo de la Asociación Mexicana de la Industria de la Construcción, quien señala que la Ley de Asociaciones Públicas y Privadas ha servido de esa forma desde 2016.

“Es ‘Te voy a dejar un negocio millonario por los próximos 25 años por los favores que nos has hecho‘. Porque, ¿cómo es posible que en cinco años no se proyectan y ahora lo hacen en un año y los licitan en un mes?”, dijo. (Vía: Reforma)

La semana pasada, la Secretaría de Salud del Estado de México admitió que, después de la administración de Eruviel Ávila, existe un gran desabasto de medicamentos e insumos en los hospitales de la entidad. Además, hospitales como el General de la Zona Oriente de Tlalnepantla fueron iniciados en 2013 y, hasta la fecha, no han terminado de ser construidos.

Mientras tanto, y a pesar de la crisis del sector salud, se siguen otorgando contratos millonarios a empresas privadas para construir más hospitales cuando los primeros no han sido concluidos. De acuerdo con Reforma, la deuda pública que representarán esos hospitales es 35% superior al presupuesto destinado al Seguro Popular.