PRI, PAN y PRD buscan último intento para aprobar Ley de Seguridad Interior

Otra vez, las facciones del PAN y el PRI en el Senado intentan que se aprueben sus versiones de la Ley de Seguridad Interior, una legislación pendiente desde hace más de diez años que, entonces (y ahora), urgía para delimitar la actuación de las fuerzas armadas en de las labores de seguridad.

En muchas ocasiones te hemos platicado de los riesgos que implicaron las versiones que, en su momento, el PRI, el PAN e incluso el Partido Verde propusieron de la Ley de Seguridad Interior. ONGs, defensorías de Derechos Humanos y hasta la ONU habían denunciado que una legislación  mal planeada, mal debatida y mal encaminada (como eran esas versiones y, para muchos, esta también) podía hundir al país en una especie de ley marcial de la que sería muy difícil salir.

Por lo general, la “discusión” de esta ley se ha dado en… ningún lado: reuniones a puerta cerrada y votaciones en la madrugada han permitido que los borradores que estarán por presentarse al Pleno sean aprobados. Esta vez, un bloque amplio de senadores (las facciones del PRI, PRD, PAN y sus satélites) buscarán que, finalmente, sea aprobada, aún con el rechazo de cientos de organizaciones civiles.

Cada vez que se ha señalado que esta ley parece hecha a la medida de lo peticionado por las Fuerzas Armadas, los legisladores la han defendido diciendo que es una ley “para los ciudadanos”, pues, como dice César Camacho, actual coordinador de la facción priísta:

“en primer lugar se buscará darle un marco legal y preciso de actuación a las Fuerzas Armadas, para mantener su coadyuvancia en la lucha contra el crimen en los estados. Es inaplazable contar con una Ley de Seguridad que dé certeza a las autoridades castrenses, al Ejército y a los ciudadanos” (Vía: El Financiero)

Una de las preocupaciones más graves está cristalizada en el artículo 11 de la ley. En él, se permite al gobierno federal realizar operativos en cualquier parte del país sin coordinación con los gobiernos locales. Esto le da poderes… peligrosos al ejecutivo federal, ya que no define con claridad cuáles son las condicionantes, los límites o los motivos para que estos operativos puedan llevarse a cabo:

El Presidente de la República podrá ordenar por sí o a petición de las legislaturas de las Entidades Federativas, o de su Ejecutivo en caso de receso de aquellas, la intervención de la Federación para la realización e implementación de Acciones de Seguridad Interior en el territorio de una Entidad Federativa o zona geográfica del país. (Vía: Aristegui Noticias)

Uno de los cambios que se le han hecho a las propuestas del PRI y el PAN fue que, finalmente, se dejó por escrito que ninguna protesta social y política “bajo ninguna circunstancia serán consideradas como Amenazas a la Seguridad Interior, ni podrán ser materia de declaratoria de protección a la seguridad interior.” (Vía: Aristegui Noticias)

¿Esta vez sí pasará la Ley de Seguridad Interior, o seguirá a la espera de otros 10 años de “guerra contra el narco?