Profeco investigará carne falsa que se venda congelada en el supermercado

En la Revista del Consumidor de octubre se publicarán los resultados de la investigación realizada por Profeco
Profeco investigará carne congelada en supermercados

¿Alguna vez has sentido que la carne que comes no sabe a carne? Pues Profeco también, por lo que investigarán la venta de carne falsa congelada en los supermercados.

La intención es revisar que los etiquetados correspondan a la calidad de la comida para asegurar que no se engañe a los consumidores. Si dicen que es carne 100% de res, comprobar que sí sea carne 100% de res.

El estudio será publicado en la Revista del Consumidor del mes de octubre. El titular de la Profeco, Ricardo Sheffield, aseguró que los productos que den información falsa serán sancionados económicamente y algunos podrían ser retirados del mercado. (Vía: Milenio)

En 2015, España denunció a la empresa Eurofrits por falsificar los productos de la hamburguesa. En lugar de tener carne de res, se alteraba el contenido con pan, soya y tocino de cerdo; ingredientes que no aparecían en el etiquetado. Catorce personas fueron detenidas por el fraude. (Vía: El Español)

En México, la producción de carne corresponde a 6 millones de toneladas con un valor de casi 200 billones de pesos, donde la mayoría corresponde al consumo nacional fresco.

Se estima que el consumo de carne en México asciende a 65 kilos anuales por persona. Originalmente, el aumento de carne por año correspondía a 1.3%; sin embargo del 2017 al 2018 hubo un aumento de 3.7% en el consumo de carne. Se espera que para 2020 el consumo de carne sea de 74.3 kg por persona. (Vía: El Economista)

Según Evaluación de la frescura de la carne, publicación realizada por el Gobierno de México en cooperación con otras instituciones como el Conacyt, afirma que en la carne congelada el color rojo disminuye y, cuando se le descongela, éste se torna café.

Igualmente menciona que la superficie de la carne se vuelve más brillante durante el almacenamiento ya que se libera el agua que se encontraba dentro de las fibras musculares. Al almacenarse la carne en entre 0 y 4 grados centígrados, se posibilita que ésta aumente en suavidad cuando se le descongele. Esta publicación gubernamental recomienda no inyectar sodio a la carne para suavizarla, ya que quedaría amarga.

Respecto a la investigación de Profeco, ésta podría tener consecuencias tan tajantes como la tuvo la investigación del aceite, en la que las marcas con más inconsistencias fueron retiradas del mercado. ¿Qué le depara a la carne congelada del supermercado?