¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

¿Por qué son rechazados 9 de cada 10 estudiantes de la UNAM?

¿Cómo asegurar la educación superior cuando el sector se encuentra en crisis?
¿Por qué la UNAM rechaza a 9 de cada 10 estudiantes?

De los 153,183 aspirantes que realizaron el Concurso de Selección para poder ingresar a la Universidad Nacional Autónoma de México, solo 15,449 consiguieron un lugar en sus aulas; lo cual indica que sí, la UNAM rechaza a 9 de cada 10 estudiantes.

De acuerdo con datos de la institución, el 2019 fue el año con el mayor porcentaje de aspirantes aceptados en la UNAM en comparación a cinco años anteriores. De hecho, originalmente la Máxima Casa de Estudios tenía únicamente ocho mil 605 lugares en sistema escolarizado, sin embargo aceptó a más de 10 mil.

En 2015 hubo 128,519 estudiantes que presentaron examen de admisión en la primera vuelta, y fueron aceptados 11,490.Mientras que en 2016, 136,388 estudiantes buscaban un lugar, pero sólo 12,197 lo consiguieron.

Sorpresivamente, las espeluznantes y desoladoras cifras reflejan un problema mucho más grande acerca de la precarización de la educación en México. Ya que, de acuerdo con estadísticas del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), en México 97.7% de los niños entre 6 y 11 años asiste a la primaria; 93.3% entre 12 y14 años asiste a la secundaria; 73.2% de los jóvenes de 15 a 17 años asiste al bachillerato y solo el 31.5% acceden a la educación superior. (Vía: El Universal)

Durante años hemos creído que el acceso a la educación es una cuestión individual y de mérito, sin embargo cifras como estas demuestran que “subir la escalera social” no depende únicamente de “las ganas que le eches”.

La administración de López Obrador tiene muy claro este problema, tan es así que se está preparando para establecer la obligatoriedad de la educación superior a partir la modificación del Art. 3 de la Constitución. Dicha propuesta forma parte de la nueva reforma educativa de López Obrador.

Sin embargo, garantizar la educación superior pública y gratuita requerirá cerca de 10,500 millones de pesos (mdp) por año, es decir, al rededor de 65,000 mdp en seis años.

Los 10,500 mdp representan un monto mayor al presupuesto de la Cancillería para este año (8,532 mdp), son casi la mitad de lo asignado a Hacienda (22,575 mdp) y equivalen a casi lo que tendrá el INEGI (12,129 mdp). (Vía: ADN)

Esto a su vez generaría una presión enorme a las finanzas públicas y la posible inviabilidad del proyecto. La nueva interrogante por plantear podría ser; ¿de qué manera se puede asegurar la educación superior cuando el sistema educativo actual ya está en una crisis?