Pagar la deuda con más deuda, la estrategia de Veracruz

El desfalco ocurrido durante la gubernatura de Javier Duarte, dejó las arcas de Veracruz no sólo vacías, sino con una deuda que va a tener que seguir creciendo si se espera que los organismos estatales sigan funcionando: escuelas, hospitales, pensiones y fondos municipales van a tener que ser solventados por medio de créditos.

El actual gobernador, Miguel Ángel Yunes, declaró frente a la cámara de diputados del estado, que el gobierno tendrá que solicitar tres préstamos con un valor de diez mil millones de pesos tan sólo para terminar el año. Con sólo tres mil millones para pagar 10 y sin aclarar el monto que el gobierno federal aportará para ayudar al estado, el gobierno estatal se vio forzado a hacer este compromiso que, dice Yunes, será transparentado y pagado antes de que termine su administración en 2018. (Vía: Animal Político)

 

Diez mil millones de pesos, entonces, que se suman a los casi 90 que ya debía Veracruz, todo parte del “gasto corriente” del estado, es decir, pagos de nómina y gastos del día a día para los que, supuestamente, el presupuesto anual está planeado. (Vía: Excelsior)

Mientras las deudas amplían los periodos de pago (como está ocurriendo en Chihuahua con las deudas contraídas por el exgobernador, también Duarte pero César), en la cámara de diputados del estado, la Mesa Directiva del Congreso celebró una cena de fin de año con la prensa que sigue sus actividades.

 

Reporteros, fotógrafos, camarógrafos y hasta jefes de redacción fueron invitados a una reunión en la que, la presidenta de la mesa, la panista María Elisa Manterola Sáinz, se disculpó por “no haber podido comprar regalos”, así que decidió rifar “sobrecitos de dinero” (con alrededor de dos mil pesos cada uno); el secretario de la Mesa, el también panista, Juan José Rivera, prometió “pomos”, y el coordinador de la bancada de su partido llevó canastas de regalos para todos. El coordinador de Morena, Amado Cruz Malpica, les recordó a los presentes que “en el transcurso de la semana podían pasar por su premio” a su oficina y, aunque la facción priísta se ausentó de la celebración, un representante prometió “hacerles llegar algo en la semana”. (Vía: Proceso)

Mientras que el estado completo se encuentra en una deuda que se va tornando impagable; mientras que Veracruz es el estado de la República con el mayor número de periodistas asesinados impunemente; mientras que el mismo abogado del exgobernador ha declarado que su representado hace mucho que “no está en el país”, ¿de verdad una celebración como la que ofreció la Mesa Directiva es lo más prudente?