Por orden de juez, liberan a Luis M., doctor acusado de homicidio doloso en Oaxaca

ACTUALIZACIÓN 13 de abril:

El Tribunal Superior de Justicia de Oaxaca resolvió otorgarle la libertad al médico traumatólogo Luis M., quien había sido acusado de homicidio doloso por la Fiscalía General de Oaxaca de un niño de tres años luego de que el pequeño reaccionara de forma imprevista a una anestesia el pasado 4 de abril de este año.

De acuerdo a la resolución del Tribunal: “Se sientan las bases para esclarecer y hacer justicia en los lamentables hechos en los que se vio involucrado el Dr… al intervenir quirúrgicamente a un menor que posteriormente falleció. Es evidente que un médico en el ejercicio de su profesión busca el bienestar de su paciente y en sus acciones en ningún momento existe la voluntad de producir un daño (Vía: Reforma)

Doctores en todo el país habían llamado a un paro nacional el día de hoy si no se resolvía el caso del médico acusado de homicidio. Luego de la resolución del Tribunal, los trabajadores de la salud no han confirmado si sigue en pie el paro o no. Para los miembros de Yo Soy Médico #17, la liberación de su compañero fue resultado de la presión ejercida por el movimiento y a que “No tuvimos miedo de enfrentarnos a las autoridades“. (Vía: La Jornada)

El proceso sigue abierto, pero dado a que el Tribunal sentenció que hubo irregularidades en los cargos presentados, Luis M. podrá enfrentar el proceso en libertad.

Aquí te explicamos la reacción de los médicos en todo el país, el caso y por qué es problemática una acusación de homicidio doloso en casos de presunta negligencia médica.

**************

En más de setenta ciudades de todo el país, cientos de doctores y profesionales de la salud (enfermeras, terapistas, técnicos y especialistas) protestaron por la decisión de a Fiscalía General del Estado de Oaxaca (FGE) de procesar al médico traumatólogo Luis Alberto Pérez Méndez por “homicidio doloso con agravante de responsabilidad médica”.

El pasado 27 de noviembre del 2017, los padres de Edward, de 7 años, lo llevaron de urgencia al hospital donde el doctor Pérez Méndez atendía, en la colonia Reforma de la capital oaxaqueña. Al parecer, como resultado de una reacción alérgica a la anestesia, murió.

La imputación de homicidio doloso, según el fiscal Rubén Vasconcelos, encaja con el caso, ya que, de acuerdo al Código Penal de Oaxaca:

una persona comete dolo eventual cuando sabe del riesgo que corre una persona ante ciertas circunstancias y no toma las medidas debidas para evitar un mal o un daño a las personas” (Vía: La Jornada)

Según el titular de la dependencia, el médico, al saber que el hospital donde trataba al niño no tenía las instalaciones necesarias para garantizar su bienestar (en este caso, una unidad de terapia intensiva luego del posible choque anafiláctico que le provocara la anestesia), falló en su labor y ‘provocó’ la muerte del menor.

Este domingo 8 de abril, miles de doctores en más de 70 ciudades del país salieron a las calles a exigir la libertad de su compañero. Indican que una decisión como la de la FGE sienta un precedente peligroso para los médicos en todo el país.

En entrevista para Animal Político, miembros del movimiento 22 de Junio declararon que: “La acusación por homicidio doloso, de prosperar, sentaría un precedente legal muy peligroso para los médicos, puesto que ya tranquilamente se nos puede acusar de asesinato intencional ante el fallecimiento de un paciente

Ante el argumento legal de que la falta de una unidad de cuidados intensivos fue la causante de la muerte del menor, denuncian que más del 90% de los hospitales en México carecen de esas instalaciones, mientras que “el 100% de los hospitales públicos no tienen lo necesario para trabajar”.

“Entonces, bajo esa premisa ya no vamos a atender a nadie, porque el médico puede alegar que si no tiene lo necesario puede incurrir en dolo eventual y lo pueden acusar de homicidio calificado” (Vía: Animal Político)

Miles de doctores marchan en todo México para exigir liberación de compañero oaxacaqueño

El sistema de salud mexicano puede ser uno de los más amplios del mundo, pero también es cierto que tiene numerosas carencias que no han sido resarcidas ni por la administración federal, las estatales o las locales, que muchas veces prefieren estrenar hospitales vacíos a mantener o dar mantenimiento a los ya existentes.

Si la investigación de la FGE gira exclusivamente alrededor de la falta del equipo médico, como señalan los miembros del movimiento 22 de Junio, ningún doctor estaría a salvo en México.

¿Quién es el mayor responsable en este caso: el médico que no tuvo el equipamiento necesario o el sistema de Salud completo, por fallarle a él y al paciente?