¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

‘No es discriminación despedir a alguien con tatuaje de esvástica’: SCJN

La SCJN decretó que portar un tatuaje de una esvástica frente a la comunidad judía corresponde a un discurso de odio
SCJN declara que no es discriminación despedir a alguien por tatuaje de esvástica

Un hombre fue despedido por negarse a tapar un tatuaje de esvástica en su cuello aun cuando sus compañeros eran judíos. El hombre llevó el caso a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ya que defendía su derecho a la libre expresión, pero la SCJN negó su petición.

También te puede interesar: Discurso de odio vs libertad de expresión

Reportes indican que al hombre le pidieron que ocultara o borrara su tatuaje para poder permanecer en su cargo como jefe de facturación. A pesar de trabajar con compañeros judíos, se negó a tapar el tatuaje durante el horario laboral. Por lo tanto, se le rescindió el contrato sin liquidación. 

Fue entonces que decidió demandar a la empresa por daño moral ya que se trataba de un despido “por discriminación” que limitaba su “libertad de expresión”. Alegaba que estaba en libertad de portar la esvástica, a pesar de ser un claro símbolo antisemita. (Vía: Enlace Judío)

Comunicado de la SCJN. (Imagen: Twitter)

El miércoles 30 de octubre, la ministra Norma Lucía Piña Hernández absolvió a la empresa, cuyos dueños forman parte de la comunidad judía, de indemnizar al despedido. El proyecto fue aprobado por votación unánime pues:

“El uso de la imagen de la esvástica en un tatuaje, se insiste, exhibido en un específico contexto de presencia de personas de origen hebreo o religión judía que estarán en necesaria interrelación con la persona que porta el símbolo, no se queda en la categoría de un discurso ofensivo y oprobioso ya de por sí discriminatorio y exento de protección constitucional, sino que transita al carácter de discurso de odio, porque como se ha visto, representa un claro referente de una doctrina política que menosprecia la dignidad humana de dichas personas por motivos raciales“. (Vía: El Universal)

Es decir, mientras que cualquier persona está en libertad de usar una esvástica como tatuaje, su uso implica una connotación específica, que remite a la historia del nacionalsocialismo y al genocidio de la comunidad judía. 

Por lo tanto, usar un tatuaje de esvástica en un ambiente laboral que implica la convivencia con otros judíos implicaría “discriminación y hostilidad inherentes al mensaje mismo“. Fuera de las intenciones del portador, la esvástica ya implica un discurso de odio por sí mismo.

Se le negó al hombre el amparo con el que había solicitado una indemnización moral a la empresa. Finalmente, se estableció que el Estado no está obligado a proteger la libertad de expresión cuando ésta funja como apología al odio racial.