Magistrados del TEPJF son los que mejor ganan, pero nunca han hecho público su patrimonio

Los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) son, junto a los ministros de la Suprema Corte, de los funcionarios que más ganan en todo el país. De acuerdo a la legislación actual, no tienen la obligación de hacer pública su declaración patrimonial.

A pesar de que existe una resolución de la SCJN de que todo funcionario público tiene que transparentar sus declaraciones patrimoniales, los magistrados del TEPJF han puesto una especie de candado a sus declaraciones. Ante ello, el periodista independiente Rafael Cabrera (el mismo que formó parte del reportaje de la Casa Blanca) intentó superar la barrera de opacidad al interior de este Tribunal para hacer público parte de su patrimonio.

Una de las justificaciones de los altos salarios de los magistrados del TEPJF, que asciende a 563 mil pesos mensuales, es que éstos aseguran que no entrarán en conflictos de intereses cuando tomen decisiones polémicas (como el regresarle la candidatura presidencial a Jaime Rodríguez, “El Bronco”) y, en muchas ocasiones, torales para la vida democrática de México (como las resoluciones de las elecciones del 2006 y 2012).

Desde el comienzo de la investigación se asegura que no se hallaron indicios de corrupción por parte de los magistrados. Entre las propiedades encontradas están 10 departamentos, cinco terrenos, algunas casas, oficinas y hasta cajones de estacionamiento.

Janine Madeline Otálora Malassis, magistrada presidenta del TEPJF es quien más propiedades tiene registradas a su nombre: dos departamentos en la Ciudad de México y otro en Guanajuato; en ese mismo estado tiene otros dos inmuebles registrados como “lotes” y un par más como copropietaria.

José Luis Vargas Valdez es dueño de dos departamentos en la capital. Uno está en Lomas de Chapultepec y el otro es una oficina. El valor conjunto de estas propiedades es, aproximadamente, de 9.7 millones de pesos.

Felipe Alfredo Fuentes Barrera, otro magistrado, tiene también dos departamentos en la CDMX (uno de ellos adquirido este año), y una casa en un fraccionamiento exclusivo en el Estado de México.

Felipe de la Mata Pizaña e Indalfer Infante Gonzales tienen cada uno dos propiedades y la magistrada Mónica Arali Soto Fregoso un departamento en el estado de Jalisco. No se pudo hallar propiedades (o al menos registros públicos) del magistrado Reyes Rodríguez Mondagón.

Todas estas propiedades corresponden a registros públicos. Sin embargo es necesaria una investigación periodística para transparentar sus declaraciones patrimoniales: no es que no las hayan hecho (porque, como te decíamos, es una obligación), sino que están bajo reserva.

Los magistrados se negaron a dar entrevistas a Aristegui Noticias o a los colaboradores de la investigación.

 

Con información de Aristegui Noticias