El lobo mexicano volvió de la extinción

El lobo mexicano fue declarado extinto en el medio natural desde 1976
Crías de lobo mexicano en una reserva protegida. (Imagen: Twitter)

En 1976 el lobo mexicano fue declarado extinto en su hábitat natural, afortunadamente 43 años después será posible observarlos en libertad. Esto fue posible por las tareas de conservación de  diversos programas gubernamentales.

También te recomendamos: Cazador mata a lince en peligro de extinción; le investigan

En los años 70 el lobo era considerado una plaga por problemas relacionados con la ganadería, pues estos cánidos atacaban y devoraban a los rebaños.

Crías de lobo mexicano en una reserva protegida. (Imagen: Twitter)

Esther Quintero, subcoordinadora deEspecies Prioritarias de CONABIO explicó en una entrevista para Excélsior que existió un programa gubernamental que favoreció la extinción del lobo mexicano en su hábitat natural:

“De hecho, fue un programa gubernamental para acabar con el lobo mexicano porque había muchos problemas de depredación de ganado y la gente estaba muy molesta con el lobo. Se le consideraba una plaga”. (Vía Excélsior)

Afortunadamente, desde el 2007 se comenzaron diversos programas para rehabilitar la población de la especie, de manera que, si bien no se puede catalogar fuera de peligro, la población ha crecido.

El lobo mexicano es una especie endémica. (Imagen: Twitter)

El canis lupus bailey o lobo mexicano reside en los bosques y desiertos de Sonora e inclusive el oeste de Texas.Es una especie endémica, por lo que, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conap) dentro del Programa de Conservación de Especies en Riego (Procer) coemzó diversas acciones de conservación a partir del 2007.

Las acciones de conservación de la especie consisten en la rehabilitación, liberación de ejemplares, y monitoreo de la población en vida silvestre, así como la mitigación de los riesgos que enfrentan los ejemplares. Para esto, se trabaja con los pobladores en cuestiones de educación ambiental, mejoramiento de hábitat, promoción de pago por servicios ambientales y otros esquemas de protección de la tierra”. (Vía: Aristegui Noticias)

Tras las primeras labores de conservación se realizó la primera liberación de algunos ejemplares en vida silvestre en el 2011. Estos ejemplares se condujeron por la Sierra Madre Occidental para llegar hacia Chihuahua.

Por tanto, la siguiente liberación, que consistió en 11 lobos, se realizó en Chihuahua, cerca de la Reserva de la Biósfera Janos y las Áreas de protección de Flora y Fauna Campo Verde y Tutuaca.

En 2014 nació la primer camada en su hábitat natural (Imagen: twitter)

En 2013 se liberó a una pareja y en 2014 se registró el primer nacimiento de una camada en su hábitat natural. A partir de ese momento se han registrado otras nueve camadas, se  estima que al menos habrá 30 cachorritos.

Aunque esto es un gran logro para la conservación de las especies endémicas, la tarea no está terminada. Se necesita más conciencia social para proteger tanto a los animales como los lugares que habitan, sólo así podríamos vencer la extinción. 

Con información de: Excélsior