Feminicidios: autoridades no siguen protocolos de género y tardan hasta 6 años en resolverlos

Uno de los principales problemas de la impartición de justicia en México es la propia impartición de justicia en México. En el caso de la tipificación del delito de feminicidio las autoridades se niegan (por ignorancia u omisión) a investigar este delito bajo la perspectiva de género, aun cuando tienen un marco jurídico y protocolos internacionales para hacerlo.

Por si fuera poco, la justicia en México lleva procesos no sólo lentos, inhumanos. Los familiares de las víctimas además de lidiar con la inoperancia de las autoridades tienen que esperar hasta seis años para obtener justicia. El feminicidio de Mariana Lima Buendía es ejemplo de lo anterior.

De acuerdo al INEGI, 2016 fue el año más violento para las mujeres: 2 mil 813 asesinatos

En 2010 Mariana fue asesinada por su esposo, Julio César Hernández, quien ese día llamó por teléfono a Irinea Buendía, madre de Mariana, para decirle que su hija se había suicidado. (Vía: Animal Político)

De acuerdo a ONU Mujeres, entre el 2013 y 2015 hubo omisiones sobre este caso por parte de las autoridades de Chimalhuacán, Estado de México; posteriormente el caso fue tomado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación y tras una lucha incansable de Irinea, fue reabierto. 

En la sentencia de la SCJN para reabrir el caso de Mariana se planteó que, “las investigaciones policiales deben analizar la conexión que existe entre la violencia contra la mujer y la violación de otros derechos humanos, así como plantear posibles hipótesis del caso, basadas en los hallazgos preliminares que identifiquen la discriminación o las razones de género como los posibles móviles que explican dichas muertes […] se debe investigar, de oficiolas posibles connotaciones discriminatorias por razón de género en un acto de violencia perpetrado contra una mujer”. (Vía: La violencia feminicida en México, aproximaciones y tendencias 1985-2016)

Apenas el año pasado, un juez dictó auto de formal prisión contra Julio César Hernández, por presunta responsabilidad en el asesinato de Mariana.

Entre enero y junio de este año, 800 mujeres fueron asesinada en 13 estados de nuestro país, pero sólo el 49% de los casos se investigó como feminicidio, según datos del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio.

Los feminicidios en América Latina y la responsabilidad del Estado

 

¿Cómo se tipifica un feminicidio?

El Código Penal Federal tipifica el feminicidio especifica que, “comete el delito de feminicidio quien prive de la vida a una mujer por razones de género. Se considera que existen razones de género cuando concurra alguna de las siguientes circunstancias: 

I. La víctima presente signos de violencia sexual de cualquier tipo;

II. A la víctima se le hayan infligido lesiones o mutilaciones infamantes o degradantes, previas o posteriores a la privación de la vida o actos de necrofilia;

III. Existan antecedentes o datos de cualquier tipo de violencia en el ámbito familiar, laboral o escolar, del sujeto activo en contra de la víctima;

IV. Haya existido entre el activo y la víctima una relación sentimental, afectiva o de confianza;

V. Existan datos que establezcan que hubo amenazas relacionadas con el hecho delictuoso, acoso o lesiones del sujeto activo en contra de la víctima;

VI. La víctima haya sido incomunicada, cualquiera que sea el tiempo previo a la privación de la vida

VII. El cuerpo de la víctima sea expuesto o exhibido en un lugar público” (Vía: CNDH)

De acuerdo al informe ‘La violencia feminicida en México, aproximaciones y tendencias 1985-2016′, en México se cometen un promedio de 7.5 asesinatos contra mujeres al día, lo anterior de acuerdo al número de feminicidios registrados en 2016. 

Mariana había decidido separarse de su esposo pues era físicamente agredida por él, en ese lapso fue asesinada.