INSP: embarazo adolescente en México se triplicó en los últimos 12 años

El número de embarazos en adolescentes mexicanas pasó de 5.4% a 15.4% tan sólo de 2006 a 2018
INSP: Embarazo adolescente en México se triplica en los últimos 12 años. (Imagen: Twitter)

Un estudio hecho por el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) reveló que el número de embarazos en adolescentes de México se triplicó en los últimos 12 años.

Te recomendamos leer: México lidera el ranking de países con embarazo adolescente según la OCDE

El  ‘Estudio Nacional de la Salud y la Nutrición (ENSANUT), reveló que el embarazo adolescente en México se triplicó en los últimos doce años y que éstos casos se dieron más en localidades con menos de 100 mil habitantes.

INSP: Embarazo adolescente en México se triplica en los últimos 12 años. (Imagen: Vanguardia)

De acuerdo con información de El Universal, el estudio encontró que hubo una prevalencia de embarazos entre las mujeres de 15 a 19 años. Además, la investigación reveló que éstas eran quienes menos atención prenatal reciben.

La atención prenatal fue una de las cosas que las adolescentes de entre 15 y 19 años no recibieron durante su embarazo, tampoco métodos de anticoncepción posterior al parto. Esto, en comparación con las mujeres adultas que pasan por un embarazo.

La prevalencia de embarazo de estas mujeres de 15 a 19 años es de 15.4%. Esta cifra pasó de 5.4% a dicha cantidad tan sólo de 2006 al 2018.

INSP: Embarazo adolescente en México se triplica en los últimos 12 años. (Imagen: Desinfórmemonos)

Según refiere el INSP, este estudio indicó que este caso de embarazos adolescentes está ligado a un ‘inicio más temprano de la vida sexual’ y a una ‘baja utilización de métodos anticonceptivos’.

Además, el INSP señaló que el embarazo y la maternidad en la adolescencia están asociados a los riesgo de salud, pues estos aumentan la posibilidad de mortalidad en la madre y en el bebé. Señaló también que esto implica el aumento en el abandono de estudios y el rezago en el nivel escolar en el que las adolescentes se encuentren.

“Estas situaciones reducen las oportunidades de progreso social y profesional de las madres, que a muy temprana edad ven limitado su proyecto de vida”, indica el INSP.

Finalmente, el Instituto refirió que se debe reconocer el embarazo y la maternidad adolescente como un problema de salud pública, pues a pesar de las estrategias que se han implementado para reducirle, no ha sido suficiente.