El narco y el futbol mexicano: Así se lavaron millones de pesos en estadios nacionales

El sueño frustrado de un socio del "Chapo" Guzmán se convirtió en un negocio millonario; descubrió que el futbol mexicano era ideal para lavar dinero
Foto: Cuartoscuro

El narco y el futbol mexicano no siempre fueron rivales. En algún momento, jugaron para el mismo equipo. De hecho, se lavaron millones de pesos en estadios nacionales. Esta es la historia.

El protagonista de este relato es un socio del “Chapo” Guzmán. Aquel sujeto, identificado como Tirso “El futbolista” Martínez combinaba el deporte con actividades criminales, según la investigación del periodista Óscar Balmen.

Y es que hasta 2006, el narco fue propietario del Club Querétaro, franquicia de la Primera División del futbol mexicano. Sin embargo, también distribuía cocaína a los Estados Unidos.

Foto: Twitter / @oscarbalmen

“El futbolista” era uno de los distribuidores de mayor nivel en la estructura del Cártel de Sinaloa, organización creada por el “Chapo”, hoy con cadena perpetua.

El narco nació en Jalisco. Fue en la década de los 80s, a la edad de 13 años, cuando abandonó la escuela para lavar carros y trabajar en un puesto de mariscos.

Sin embargo, en 1986 emigró a Los Ángeles, Estados Unidos. Ahí comenzó a vender gramos de droga, después fueron kilos.

Foto: Twitter / @oscarbalmen

Durante una visita a Guadalajara, “El futbolista” hizo amistad con “El Loco”, cuyo hermano Alfredo Vázquez trabajaba para “El Chapo” Guzmán.

Al ganarse su confianza, se concretó una reunión con el líder del Cártel de Sinaloa. Ahí comenzó una relación que movía toneladas de cocaína a Estados Unidos.

El narco ascendió rápidamente. Entonces, para lavar dinero, adquirió varias compañías legales, como una comercializadora de zapatos. Fue ahí donde se convirtió en un “empresario honorable”, una historia de éxito migrante.

Foto: Twitter / @oscarbalmen –  Federación Mexicana de Futbol 

El futbol mexicano y el narco, el día que jugaron en la misma cancha

Tirso tenía un sueño frustrado: ser futbolista. Por ello, adquirió al club de futbol Venados de Yucatán. Ahí descubrió que el futbol mexicano era ideal para lavar dinero.

Más tarde compró La Piedad e Irapuato, equipos de Segunda División, y Club Querétaro en la máxima categoría. Todos subsidiados con dinero del narco.

Pero todo lo bueno se acaba. Y es que en 2006 una auditoría de la Federación Mexicana de Futbol (FMF) descubrió problemas financieros. Luego se reveló que Tirso Martínez era miembro del Cártel de Sinaloa.

Foto: Twitter / @oscarbalmen – Juicio del Chapo 

El organismo deportivo intentó ocultar la historia. De hecho, le compró al narco Querétaro e Irapuato. Sin embargo, el silencio no duró mucho tiempo.

Y es que en 2014, “El futbolista” fue detenido en Guadalajara. Un año más tarde, fue extraditado a Estados Unidos donde aceptó colaborar con las autoridades en el juicio del “Chapo” Guzmán.

Ante jueces estadounidenses, el narco Tirso Martínez Sánchez reveló que autoridades y empresarios del futbol mexicano sabían que el “Chapo” y el Cártel de Sinaloa invertían en el futbol mexicano.

***

Continúa con la conversación masiva en nuestro canal de YouTube.

ANUNCIO