Discriminación legal en Veracruz: CNDH

La CNDH presentó una acción de inconstitucionalidad ante el gobierno de Veracruz por discriminación a pacientes de infecciones de transmisión sexual.

Sigue sin respuesta la acción de inconstitucionalidad presentada por la Comisión Nacional de Derechos Humanos ante el gobierno del estado de Veracruz por discriminación a pacientes de infecciones de transmisión sexual. El gobierno encabezado por Javier Duarte promovió el pasado 1 de diciembre de 2015 algunos cambios en la redacción del artículo 158 del Código Penal para el Estado Libre y Soberano de Veracruz, que a la letra dice:

“Artículo 158. A quien padezca infecciones de transmisión sexual u otras enfermedades graves y dolosamente ponga en peligro de contagio a otra persona, se le impondrán de seis meses a cinco años de prisión y multa hasta de cincuenta días de salario. El juez dispondrá lo necesario para la protección de la salud pública.” (vía CNDH)

La CNDH estima que esta norma viola varios derechos humanos fundamentales: el derecho a la igualdad ante la ley, a la libertad personal, a la no discriminación y el principio pro persona; así como diversos derechos legales de los ciudadanos mexicanos: el artículo 1 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, el artículo 24 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y el artículo 26 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

El artículo 158 señala una diferencia entre las infecciones de transmisión sexual y otras enfermedades graves, por lo que promueve una conducta marcada hacia las personas que padezcan este tipo de malestar, sin que haya ninguna justificación para un trato especial. En su versión anterior el artículo decía: “A quien padezca una enfermedad grave y dolosamente ponga en peligro de contagio a otro, se le impondrán de seis meses a cinco años de prisión […]”, la modificación sólo provoca un trato diferenciado hacia pacientes de infecciones de transmisión sexual. Sin embargo, no todas las infecciones de este tipo desarrollan una enfermedad, no todas pueden ser consideradas graves y no todas se adquieren mediante relaciones sexuales.

En su redacción previa, el artículo tipificaba el peligro de contagio, es decir, penaba la puesta en peligro de contagio de cualquier enfermedad grave de forma intencionada; sin embargo, al hacer el señalamiento expreso de las infecciones de transmisión sexual, se genera “una distinción legal entre quienes padecen una enfermedad adquirida por contagio sexual y quienes tienen alguna otra enfermedad adquirida por diverso medio”.

Desde que las modificaciones al artículo 158 se hicieron públicas diversos organismos señalaron que la medida provocaba discriminación.

¿Por qué no hay respuesta de las autoridades ante la denuncia de violaciones a derechos humanos fundamentales?