Denise Dresser le tronó los dedos a Gabriela Cuevas en el ITAM

Es tan triste cuando sacas el cobre con un pequeño gesto. Si no nos creen, vean el caso ocurrido hoy en el ITAM: la universidad organizó una mesa de debate por los 25 años de su plan de Ciencias Políticas y la moderadora fue la muy famosa politóloga Denise Dresser. Este día, Dresser llamó la atención no por sus opiniones sino por un pequeño gesto: regañó a Gabriela Cuevas (por platicona) tronándole los dedos.

De inmediato, el chasqueo llegó a redes sociales, seguido de críticas a Dresser. Apenas pasaron una horas del evento y ya le había reclamado su protagonismo, pues, alegan algunos presentes, también le dio a la columnista por acaparar el micrófono. 

¿Dresser debería dejar de bloquear a sus críticos y mejor chasquearle los dedos?

En el video se aprecia a Gabriela Cuevas platicando con Zoé Robledo mientras la palabra la tenía otro ponente. Por supuesto, no prestar atención de esa forma es una falta de respeto enorme, pero el gesto de Dresser no se queda atrás.

Aquí la prueba de ambos cobres. Da para un buen cable de CFE.

La misma Cuevas en el video hace el gesto de sorpresa ante el sonoro chasquido que incluso suena tan fuerte como la voz del comentarista.

El único que ha celebrado a Dresser en el pequeño altercado con Cuevas fue Juan Ignacio Zavala, el hermano incómodo que prefieres que nunca esté de tu lado.

Este pequeño incidente se ha prestado para que el internet eche reparos y críticas a ambas y, claramente, se ha hablado más de este video que de la mesa de debate que, la verdad, no sonaba mal.

Hasta el momento ninguna de las dos implicadas se ha atrevido a mencionar el asunto en redes sociales. Mientras Cuevas apenas se molestó en poner dos tuits sobre el evento, donde no había ninguna alusión al caso, Dresser no ha tuiteado ni un chasquido.

Así las cosas en la aristocrática opinología mexicana. ¿Ustedes consideran que ambas se pasaron de lanza? ¿Creen que Dresser llamó la atención de forma correcta? ¿O de plano creen que ya mejor le hubiera puesto un zape a la expanista? ¿Dresser debería dejar de bloquear a sus críticos y mejor chasquearle los dedos?

Bien dicen que en la política casi nunca se presentan los modales. Por lo pronto, en esta redacción ese video reavivó nuestros más lindos recuerdos de la secundaria.

Publicidad