¿Cuál es la historia del FONCA y por qué es importante?

Desde García Márquez hasta Fernanda Melchor, los apoyos del FONCA posibilitan la creación literaria
La historia e importancia del FONCA

Las becas del FONCA son parte básica del fomento artístico. Posibilitan que cientos de creadores en México logren terminar, compartir y publicar su trabajo. Aunque hay mucho que problematizar, es cierto que eliminar las becas del FONCA sería privarle a cientos de mexicanos la oportunidad de desarrollar su talento, mermando también la producción artística del país.

Los apoyos del FONCA tienen como antecedente directo una petición elaborada por el poeta Gabriel Zaid y publicada en la revista Plural en los años setenta. La propuesta fue firmada por numerosos intelectuales de la época, como Arreola, Chumancero, Elizondo, García Ponce, Ibargüengoitia, Leñero, Mendoza, Monsiváis, Pacheco, Paz, Poniatowska, Pellicer, Revueltas, Rulfo, Usigli y Villoro. (Vía Letras libres)

En ella se proponía la creación de una entidad autónoma que manejara un fondo destinado a los creadores. Ésta debería de concentrar los presupuestos destinados a la promoción de las artes y apoyar a artistas de toda la república, no sólo de la capital.

Es hasta 1989 que se crea el Conaculta, con la intención de “impulsar la libertad de creación y difundir las manifestaciones culturales”. Fue hasta el quinto informe del presidente Salinas que se presentaron los estímulos del FONCA como “un reconocimiento y un estímulo a los artistas que han contribuido significativamente a enriquecer la cultura mexicana”. El FONCA, entonces, apoya la libre creación a la vez que la internacionalización de los creadores mexicanos. [fuente]

Actualmente, el FONCA cuenta con veinte categorías que abarcan las categorías “Jóvenes creadores” (de 18 a 34 años) y el Sistema Nacional de Creadores de Arte (que surge en 1993). Tiene, también, recursos para revistas independientes, traducción, artes escénicas y estancias en el extranjero.

Gracias a los apoyos económicos del FONCA, la literatura mexicana ha alcanzado reconocimiento internacional. Entre sus más conocidos beneficiados se encuentran Emilio Carballido, Mario Bellatin, Jorge Volpi, Carlos Fuentes, Gabriel García Márquez, Luis de Tavira, Christopher Domínguez, entre otros.

A su vez, el FONCA a escritores mexicanos contemporáneos continuar escribiendo a pesar de la dificultad que plantea vivir de escribir. Por ejemplo, Andrea Chapela y Karen Villeda ganaron el Premio Nacional de Literatura Gilberto Owen 2018 en cuento y poesía con trabajos que hicieron gracias al apoyo del FONCA.

Igualmente, la famosa novela Temporada de huracanes, de Fernanda Melchor fue escrita gracias a las becas del PECDA y del FONCA. La novela, publicada por Random House, ha sido traducida al italiano, francés, holandés y alemán; se plantea que pronto se traduzca también al inglés, turco, griego y hebreo. Próximamente se convertirá en película, dirigida por Elisa Miller. Fernanda Melchor escribió en su Twitter:

“Sin las becas del PECDA y del FONCA me hubiera costado muchísimo más tiempo terminar la novela. O es posible que ni siquiera la hubiera terminado. O que la obra final resultara ser algo distinto”.

Ante la polémica declaración de Jesusa Rodríguez (quien también fue becada), resulta apremiante recordar la importancia de las becas del FONCA. Este impulso mensual es lo que posibilita que cientos de personas no tengan que escribir en el trayecto de un trabajo a otro, sino que puedan dedicarse de lleno a sus proyectos artísticos. Porque escribir también es un trabajo. Los escritores no son esas personas que viven de la inspiración y el aplauso, también comen, duermen y viven.