Conapred presenta queja sobre despojo de tierra de pueblo pápago

Pasas la mitad del año recorriendo el desierto, eres un pueblo seminómada; con las lluvias, regresas a la que legalmente es tu tierra. ¿Ahora imagina que el gobierno te la quita porque no estabas ahí, cuando justamente tu vida es itinerante, pero tienes un solo hogar? Eso le ocurrió al pueblo pápago en Sonora y ahora Conapred señala que se investigue la posible discriminación ocurrida en este caso.

En diciembre de 2017, la Subsecretaría de Desarrollo Agrario de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) emitió un documento en el cual informó que un territorio en Sáric, Sonora, no sería otorgado a los Tohono O’odham debido a que son una comunidad seminómada o agrícola itinerante.

“Resulta evidente que si bien es cierto la problemática deriva de la negativa de una acción agraria de reconocimiento y titulación de bienes comunales, también lo es que la etnia Tohono O´odham, al tratarse de un grupo nómada o seminómada, no tiene, ni ha tenido la posesión de los predios que nos ocupan, se lee en el texto de Mario García Santa Anna, Director General Adjunto de Predios e Indemnizaciones de la Sedatu.

El 26 de marzo, el Director de Quejas del Consejo Nacional para la Discriminación (Conapred), Alberto Jerónimo Lacorte, emitió una queja por el documento de García Santa Anna de diciembre de 2017, en el cual se señala posible discriminación por parte de la Sedatu.

https://twitter.com/ConTohonoOodham/status/983708806294024193

El 30 de enero, señala Conapred, recibieron una queja de Gemma Guadalupe Martínez Pino, de los Tohono O’odham. En esta señalaban que desde hace años habían solicitado a la Sedatu y estaban inconformes por el documento de opinión del funcionario de la dependencia, por lo cual consideraban que se incumplió con los requisitos para su atención en el Programa de Atención a Conflictos Sociales en el Medio Rural.

Ver: Pueblo indígena de frontera con EE.UU. acusa a México de violar tratado internacional

Ahora, Conapred presentó una queja a la Sedatu solicitando que se analice y discuta el caso del pueblo pápago con el Comité de Atención a Conflictos Sociales en el Medio Rural. Además, se pide que el documento presentado se haga del conocimiento de la dependencia para que al momento de emitir una determinación definitiva sobre el caso de los Tohono O’odham.

“Pues de lo contrario podría actualizarse una conducta discriminatoria y violatoria de los derechos humanos de las personas integrantes de la mencionada etnia“, señaló Conapred.

Por último, el organismo solicitó que si se ignoran las peticiones del pueblo pápago, se deberá fundamentar y motivar de manera objetiva, razonable y proporcional la razón por la cual se rechazan. También deberán señalar alternativas jurídicas para que se regularicen las tierras de los Tohono O’odham.

La propiedad en cuestión es una que fue expropiada en 1948, durante la administración de Miguel Alemán Valdés. Es conocido como “El Bajío”. La gobernadora étnica del pueblo pápago acusó en enero de 2018 al gobierno mexicano de violar tratados internacionales, particularmente el Artículo 14 del Convenio sobre pueblos indígenas y tribales, de 1989, promulgado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Éste señala que deberá reconocerse a los pueblos interesados el derecho de propiedad y de posesión sobre las tierras que tradicionalmente ocupan. Además, se deberá salvaguardar el derecho de éstos a utilizar las tierras que no están exclusivamente ocupadas por los mismos, pero que tradicionalmente han tenido acceso para sus actividades de subsistencia y tradición.