¿Por qué se ordenó una Comisión de la Verdad para el caso Ayotzinapa?

A menos de medio año de que concluya la administración del presidente Enrique Peña Nieto, un Tribunal Colegiado de Tamaulipas ordenó que se reponga el procedimiento del caso Ayotzinapa y, por primera vez en la historia, la creación de la Comisión de Investigación para la Verdad y la Justicia para este asunto.

Este hecho, explica el Consejo de la Judicatura Federal (CJF) en un comunicado, se debe a que la investigación que realizó la Procuraduría General de la República (PGR) no fue pronta, efectiva, imparcial ni independiente. Esto representa un problema para la indagatoria porque la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) y los Protocolos de la ONU exigen lo contrario.

Jesús Murillo Karam, ex titular de la PGR, fue quien estaba al frente de la dependencia cuando empezaron a investigar la noche de la desaparición de los estudiantes.

La decisión se dio por unanimidad de votos, cuando los magistrados Mauricio Fernández de la Mora, Juan Antonio Trejo Espinoza y Héctor Gálvez, del Primer Tribunal Colegiado del Décimo Noveno Circuito, resolvieron una serie de amparos relacionados con la desaparición de los 43 normalistas.

“Concedieron la protección de la justicia federal a los quejosos, para efecto de reponer el procedimiento y requerir al Ministerio público de la Federación que presente dictámenes elaborados por peritos independientes que cumplan con lo previsto en el Protocolo de Estambul”, informa el CJF.

Además, en caso de que no sean presentados los dictámenes con las exigencias del Protocolo, sí existen indicios suficientes para presumir que las confesiones e imputaciones en contra de los presuntos responsables detenidos fueron obtenidas a través de actos de tortura, como lo señaló este año la ONU en un informe.

“Ante las graves violaciones a los derechos humanos, como lo son la tortura, desaparición forzada de personas y ejecuciones extrajudiciales, y debido a que se ordenó investigar la participación de autoridades de los tres niveles de gobierno, aunado a que en México no se cuenta con una Fiscalía independiente, se determinó crear la Comisión de Investigación para la Verdad y la Justicia”, señala la dependencia federal.

Los magistrados determinaron que esta comisión estará conformada por representantes de las víctimas, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y el Ministerio Público de la Federación (MPF). Los primeros dos dictarán la línea de investigación y las pruebas a desahogar. Otras organizaciones nacionales e internacionales podrán incorporarse.

Esta resolución se a tres meses desde que la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos presentó su documento Doble injusticia: Informe sobre violaciones de derechos humanos en la investigación del caso Ayotzinapa, el cual apunta que al menos 34 imputados fueron torturadas por la PGR durante las indagatorias.

La PGR sostuvo que los Protocolos de Estambul que le aplicaron a estos individuos fuero negativas, por lo que nunca se acreditó tortura y apuntó que los casos en los que hubiera tortura son excepcionales y no sistemáticos.

En octubre de 2014, cuando la PGR toma el caso para llevar la investigación, hubo fuertes cuestionamientos contra la dependencia y su titular por el tiempo que tardaron en quitarle la indagatoria a las autoridades locales de Guerrero, las cuales hasta ese momento llevaban el caso.