Militares asesinaron a 6 civiles en 2014 durante operativo

La CNDH determinó en una recomendación de este año, que el enfrentamiento que acusaban los militares no existió
Militares mataron a seis civiles que nunca dispararon: CNDH. Imagen: Especial

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) emitió la recomendación 22VG/2019 en la que revela que militares fueron responsables de la muerte de seis personas. Esto, en un supuesto ‘enfrentamiento’ que sucedió el 30 de octubre de 2014 en Luvianos, Estado de México.

En el presunto enfrentamiento que reportaron los militares fallecieron al menos dos adolescentes. El organismo determinó esto el pasado 18 de agosto y dirigió la recomendación a la Sedena y a la Fiscalía General así como a la del Estado de México para que atienda las ‘graves violaciones de derechos humanos’ además de las ‘fallas de servidores públicos’ de ambas dependencias en el caso.

De acuerdo con la recomendación que emitió la CNDH, los hechos se dieron el El Ocotillo, un paraje en el municipio de Luvianos, Edomex el pasado 30 de octubre de 2014.

El informe revela que el personal militar a la Brigada de Infantería de la Secretaría de la Defensa también estaba adscrito al batallón 102 y que ellos fueron quienes manifestaron “una presunta agresión de integrantes de la delincuencia organizada”.

Militares realizaban operativo en el Cerro El Ocotillo en Edomex. Imagen: Especial

Sin embargo, según el informe de la CNDH, los militares declararon haber encontrado ropa, basura y a personas que portaban armas mientras hacían un presunto operativo en el cerro citado en el poblado de Santa Rosa ubicado en el municipio de Luvianos, Edomex.

Uno de los militares presuntamente habría declarado que cuando hallaron a estas personas “que portaban armas de fuego y fornituras tipo militar a la cintura”, se identificaron como miembros del Ejército Mexicano y se les ordenó bajar sus armas pero, “las personas armadas presuntamente habrían desobedecido la indicación y dispararon sus armas de fuego contra los militares” por lo que éstos se vieron “obligados a repeler la agresión”.

Militares declararon que habían repelido un ataque de arma de fuego. Imagen: CNDH

A pesar de ello, la CNDH considera que el actuar de los militares que acusaron ‘repeler un ataque’ no entró dentro de las obligaciones de las autoridades, que incluyen respetar y proteger los derechos de seguridad jurídica y legal por los cuales se rigen y que establecen lo siguiente:

“Las obligaciones de las autoridades del Estado mexicano en materia de respeto y protección de los derechos a la seguridad jurídica y legal establecidos que ninguna persona debe ser privada de sus derechos de manera arbitraria, sino mediante un juicio u mandamiento que autoridades competentes emitan para solicitar su detención o motivar la causa de su proceder, se lee en el informe.

Además,“la prueba de química forense (Griess) practicada a las seis armas halladas próximas a los cadáveres de las víctimas, con las que la autoridad afirma que habrían perpetrado la agresión, resultaron negativas a la presencia de nitritos 45 en el ánima del cañón, lo que es indicativo de que no habían sido disparadas”. (Vía: Animal Político)

El organismo también reveló que otras pruebas realizadas con posterioridad a las víctimas indican que pudieron tener armas en sus manos. “Sin embargo, esa prueba no permite determinar las circunstancias de tiempo, modo y lugar en que habrían manipulado armas de fuego, por lo que no puede, por sí sola, constituir prueba plena de que las seis víctimas realizaran disparos”, afirma. (Vía: Animal Político)

La CNDH también observó que las acciones realizadas por los militares en 2014 en el Cerro El Ocotillo no cumplieron estos parámetros de legalidad y seguridad, por lo que instó a la Sedena a cumplir el objetivo estratégico y de acción del “Programa Sectorial de Defensa 2013-2018” con el que justificaron sus ‘operativos contra el narcotráfico’ de manera justa y con ayuda de las autoridades correspondientes para lograr “un México en paz”.

Asimismo, advirtió que la Sedena debe limitarse a auxiliar a las autoridades encargadas de la seguridad pública y de investigación de delitos, sólo cuando se éstas así lo pidan.

CNDH revela que militares mataron civiles en Edomex. Imagen: Especial

En su informe, también revelan que uno de los militares involucrados aseguró que dicho ‘operativo‘ se realizó por “una denuncia anónima” y “versiones de vecinos” que habrían afirmado que en ese lugar “solía reunirse un grupo de personas dedicadas a cometer ilícitos”, por lo que la CNDH señaló:

“(…)la lucha de los Estados contra el crimen debe desarrollarse dentro de los límites y conforme a los procedimientos que permitan preservar tanto la seguridad pública como el pleno respeto a los derechos humanos de quienes se hallen sometidos a su jurisdicción”, se lee en el informe de la CNDH.

Además refirió que esa “no es la respuesta más adecuada para enfrentar el índice delictivo que aqueja nuestro país” y sugirió que “debe privilegiarse la formación y capacitación de policías, la inteligencia financiera y la investigación patrimonial además de la atención de las desigualdades y fortalecer el ejercicio de los derechos sociales”.

La Comisión también puntualizó que “las fuerzas armadas no pueden, por sí mismas, intervenir en asuntos de la competencia de las autoridades civiles” y que es importante que el Estado mexicano cumpla con eficacia el deber jurídico que tiene de prevenir conductas delictivas sin que se vulneren los derechos humanos.