En su conferencia matutina del pasado viernes 8, el presidente López Obrador anunció que, para mediar el conflicto magisterial con…

Las verdaderas demandas de la CNTE en Michoacán

Las verdaderas demandas de la CNTE en Michoacán

En su conferencia matutina del pasado viernes 8, el presidente López Obrador anunció que, para mediar el conflicto magisterial con la CNTE en Michoacán, se pediría la intervención de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH). Esta medida es diferente a las que en otros gobiernos se han tomado: ¿pero por qué?

El conflicto magisterial en Michoacán, y el subsecuente bloqueo de las vías férreas (propiedad federal), es el primer enfrentamiento que tiene López Obrador durante su administración. Además, está ocurriendo en un estado con un gobernador, Silvano Aureoles, con el que ha tenido roces desde tiempo atrás.

El bloqueo, del lado de los maestros, es una respuesta a la falta de resolución del gobierno del estado y una medida de presión al gobierno federal para que resuelva la falta de pagos del magisterio, tal como te lo habíamos reportado con anterioridad.

Las verdaderas demandas de la CNTE en Michoacán

El gobierno de Aureoles, por otro lado, ha exigido en múltiples ocasiones que la federación intervenga para retirar el bloqueo. O sea, está pidiendo el uso de la fuerza para retirar una protesta que, para el gobernador perredista, es ilegal e ilegítima.

Ante esto, López Obrador ha tenido una postura cambiante hasta el viernes pasado, cuando solicitó el apoyo de la CNDH, quien ya respondió al llamamiento del presidente a través de un comunicado:

“Si bien es positivo que se busque privilegiar otras vías sobre el uso de la fuerza, tal disposición no puede justificar qué, si eventualmente las instancias de gobierno competentes llegaran a determinaran la existencia de algún acto ilegal, sea permisible que las autoridades renuncien o se inhiban de cumplir con su obligación constitucional de garantizar la integridad, seguridad e intereses de las personas”. (Vía: CNDH)

 

Si bien esta medida es extraordinaria en la forma como, históricamente, el gobierno federal ha tratado con los conflictos magisteriales, la respuesta de la CNDH fue, prácticamente, una de no intervención: los gobiernos en todos los niveles tienen que hacer su trabajo y responsabilizarse de ello.

Por otro lado, la insinuación del presidente de que los que están continuando los bloqueos en las vías férreas ya no responden a la CNTE es preocupante, en cuanto recuerda el argumento de siempre de la autoridad federal: quienes protestan no son maestros.