Chihuahua: sepultan a Jessica; murió tras presunta agresión de la Guardia Nacional

Su esposo también recibió impactos de bala, se encuentra grave en un hospital
Chihuahua: sepultan a Jessica; murió tras presunta agresión de la Guardia Nacional. Foto: Unotv

Jessica Silva, quien murió tras presunta agresión de la Guardia Nacional en las manifestaciones de la presa La Boquilla, fue sepultada el viernes.

También te recomendamos: Escala conflicto en Chihuahua por presa La Boquilla

Jessica era habitante de Meoqui, Chihuahua. El martes 8 de septiembre acudió junto con su esposo a una manifestación en la presa La Boquilla cuando ambos recibieron impactos de bala.

“Mi hija era una persona muy tranquila, trabajadora, muy de su hogar. Ella se dedicaba a hacer pasteles, de hecho estudió quiropráctica (…) Estamos todos consternados, yo no quiero que pasen más cosas así, yo quiero nada más justicia”, dijo Justina Zamarrila, madre de Jessica.

Habitantes de Chihuahua se oponen al traslado de agua de la presa La Boquilla a Estados Unidos, como parte de un acuerdo de reparto binacional. La semana pasada hubo manifestaciones y el Gobierno de México empleó a la Guardia Nacional para repelerlas.

Al momento, son 17 los integrantes de la Guardia Nacional a quienes se les investiga por su probable participación en la muerte de Jessica.

La Fiscalía de Chihuahua informó que el esposo de Jessica, quien resultó herido en la presunta agresión de la Guardia Nacional, se encuentra en estado delicado en un hospital del municipio de Delicias.

El presidente Andrés Manuel López Obrador pidió a la población que si participan en una manifestación, no utilicen la violencia.

“Pedir a la gente que, si van haber manifestaciones, que están en todo su derecho, que sean manifestaciones pacíficas, que no se utilice la violencia y, en medida de lo posible, no se dejen manipular”, dijo en su conferencia matutina el 11 de septiembre.

La difectora de la Comisión Nacional del Agua, Blanca Jiménez, dijo que hay suficiente agua para cubrir el próximo ciclo agrícola.

La noche del viernes, habitantes de la región se quedaron sin energía eléctrica. La CFE dijo que un grupo no identificado ingresó a la zona de turbinas de la presa y le prendió fuego, lo que ocasionó daños por 100 millones de pesos.

Durante la noche del sábado, pobladores de la región mantenían tomada las instalaciones de la presa.

Con información de Noticieros Televisa.