No habían visto cerro a lado de aeropuerto de Santa Lucía, costo del proyecto se dispara

Además, dice el INAH que hay vestigios prehispánicos por todos lados ahí
Olvidaron cerro a lado de aeropuerto de Santa Lucía

El costo estimado del proyecto del Aeropuerto Internacional de Santa Lucía subió un 11.7% luego de que se reconociera que no se tomó en cuenta el Cerro de Paula, a menos de 10 kilómetros de la pista de aterrizaje sur.

Pareciera que la planeación y desarrollo del nuevo aeropuerto internacional en lo que todavía es la base militar de Santa Lucía se sigue complicando: desde incrementos de presupuesto hasta el impacto hídrico en la región se han convertido en problemas que ni los involucrados pueden ignorar.

La última en esta serie de “últimos descubrimientos” es que se les olvidó o no vieron el Cerro de Paula, una formación geológica de 2, 625 metros sobre el nivel del mar que afectaría las operaciones de la pista sur. (Vía: Proceso)

Los encargados de los estudios ambientales de la Sedena y la Comisión Nacional del Agua reconocieron, también, que la construcción del Aeropuerto impactará gravemente la disponibilidad de agua de los municipios aledaños y en la Ciudad de México.

De acuerdo a la Manifestación de Impacto Ambiental, elaborada por el Instituto de Ingeniería de la UNAM, el aeropuerto necesitará 750 mil litros de agua al día, que serían tomados del acuífero Cuautitlán-Pachuca, que abastece a la CDMX y la zona conurbada:

El problema fundamental es que los pozos, de acuerdo con los estudios realizados por la Comisión Nacional del Agua (Conagua), de este acuífero se encuentran actualmente sobreexplotados, por lo que el impacto se considera como adverso significativo, y que además este acuífero abastece a los estados de Hidalgo, Estado de México y parte de la Ciudad de México, lo que implica que una buena parte de la población se verá afectada por el suministro de agua al proyecto”. (Vía: El Economista)

Por si fuera poco, también el director del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Diego Prieto, ya mandó decir que por toda el área donde se construirá el aeropuerto.

Prieto dice que el que haya vestigios no significa que no se pueda hacer el proyecto, sólo que tendrán que esperar a que el INAH haga el rescate arqueológico necesario antes de empezar a construir, pues podría haber estructuras que no puedan ser removidas y podrían forzar a realizar modificaciones al proyecto entero.

“Nosotros no estamos peleados con las obras públicas, lo único que pedimos es que se reconozca la importancia de cuidar los vestigios, el patrimonio y la memoria“. (Vía: El Universal)

Con todos los problemas e incremento de costos del proyecto, ¿sí se terminará de construir en 6 años?