Campeche: COVID-19 provoca deserción escolar y obliga a niños a trabajar

La pandemia por COVID-19 ha hecho estragos en la economía de las comunidades en Campeche. Por ello, los niños y jóvenes han optado por dejar la escuela para trabajar en el campo
(Imagen: Bernandino Hernández/Cuartoscuro)

La pandemia por COVID-19 ha provocado deserción escolar en Campeche. Esto debido a que los niños y jóvenes están optando por dejar la escuela y trabajar para ayudar a la economía familiar.

También te recomendamos: Deserción escolar y otros retos para la vuelta a clases presenciales

“Ahorita estamos azando tierra. Estamos sembrando plantitas porque mi papá casi no puede y yo lo tengo que ayudar”, dijo Yahir Priego, exestudiante del ejido Vicente Lombardo Toledano, a Noticieros Televisa.

“No había dinero para comer, pues decidí ayudar a mis padres en el campo”, señaló Neftalí Nieto.

De acuerdo con Noticieros Televisa, Yahir y Neftalí abandonaron sus estudios para apoyar con los gastos en su casa. La pandemia por COVID-19 causó estragos en la comunidad Vicente Lombardo Toledano, en el municipio de Candelaria, Campeche. Yahir, de 10 años de edad, a quien solo restaba un año para concluir la primaria, afirma que aporta más a su familia ayudando a su papá a sembrar.

“Ahorita trabaja aquí tranquilo conmigo. Pero más adelantito puede ir a un trabajo más duro y ya no le va a gustar. Hay dos, tres jornales, porque también los patrones no tienen recursos para pagar la semana completa”, explicó Darvin Priego, padre de Yahir.

Por su parte, Neftalí, de 14 años, no terminó el primer año de secundaria porque no cuenta con dispositivos electrónicos ni internet. Comenzó a trabajar con su papá en julio pasado después de que el señor enfermara gravemente.

Ambos comienzan sus labores a las seis de la mañana. Su trabajo está enfocado en cortar ramas de árboles de melina, cuya madera se usa para fabricar papel. Por esta labor cobran 70 centavos por tronco y a la semana logran obtener mil 600 pesos.

“Es que estos gajos se tumban para que el árbol quede limpio, recto. Yo voy a seguir estudiando, pero más adelante, pues, cuando se recomponga un poco la economía”, agregó Neftalí.

“Nos vimos en la necesidad de sacarlo, pues, de la escuela. Platicamos con él, haciéndole ver la situación, verdad, que estábamos atravesando”, dijo Raymundo Nieto, papá de Neftalí a Noticieros Televisa.

Con el trabajo del joven, no solo sostienen a la familia. También ahorran 120 pesos semanales que gastaba Neftalí para ir a la secundaria.

Alicia, residente de la comunidad El Huiro, municipio de Escárcega, asegura que durante la cuarentena sus tres hijos perdieron interés por la escuela. Su hijo Dionisio prefiere ayudar a su padre en el campo, donde gana 200 pesos diarios.

“Tengo otro problema. Las dos niñas, lo mismo me está pasando, que ya no quieren ir a la escuela”, agregó Alicia.

Las autoridades de Campeche han detectado la deserción escolar provocada por la pandemia particularmente en estas comunidades. La falta de conexión a internet y la escasa comunicación con los profesores genera que los menores pierdan el interés.

El secretario de educación de Campeche, Ricardo Koh Cambranis, señaló que muchos jóvenes están ante la situación de abandonar sus estudios y ponerse a trabajar.

Con información de Noticieros Televisa