México: Entre 35 mil y 45 mil menores reclutados por el crimen organizado

Expertos señalan que México no tiene herramientas para combatir este problema
(Imagen: Pixabay)

En México, hay entre 35 mil y 45 mil menores reclutados al crimen organizado. Así lo señaló Saskia Niño de Rivera, directora de Reinserta, en entrevista al medio InSight Crime.

Como parte del lanzamiento del nuevo libro, Un sicario en cada hijo te dio, del que Niño de Rivera es coautora, la directora arroja luz al problema del reclutamiento de menores al crimen organizado en el país.

La titular de Reinserta, una fundación dedicada a ofrecer oportunidades a personas que salen de prisión y reformar el sistema penitenciario de México, explicó que el reclutamiento de menores en el país no se ha querido abordar.

“Por alguna razón, se ha optado por hacer caso omiso. La verdad es que las autoridades son los principales que han hecho completo caso omiso de esta realidad. No lo están queriendo afrontar y nos parece muy grave”, señaló Niño de Rivera al medio.

La coautora del libro explica que en México existen muchos modos de reclutamiento de menores. Está el reclutamiento forzado, donde los menores son robados o vendidos por sus padres a la delincuencia organizada o a las fuerzas armadas. También hay otros factores, como el hambre, la violencia extrema en casa. En general, la marginación también lleva a los menores a las filas de la delincuencia organizada.

Además, agrega en la entrevista, los menores son predispuestos por el crimen organizado para cualquier cosa. Esto ha permitido que los menores puedan ascender en las filas de la delincuencia.

“Tienen menos sentimiento de precaución que un adulto y eso es un área de oportunidad de la delincuencia. Los enganchan rápidamente en las drogas”, señala Niño de Rivera. “Escalan muy rápido. No hemos visto, por ejemplo, que duren varios años siendo halcones. (…) Pero así como escalan rápido, los terminan matando rápido”.

Menores reclutados: ¿Qué puede hacer México?

La directora agrega que tanto las oportunidades educativas como las laborales en México son limitadas. Esto es clave para entender por qué hay menores reclutados en el país.

Por lo mismo, es difícil para los adolescentes que puedan salir o escapar de los grupos criminales. En cuanto a la sociedad civil, se desarrollan estrategias para prevenir este problema. En el caso de Reinserta, señala, se atiende el tema educativo, la salud mental, habilitación laboral, justicia restaurativa y el autocuidado. Sin embargo, en México siguen siendo escasos los ejemplos de éxito para la rehabilitación de los menores.

En cuanto al sistema educativo mexicano, agrega Niño de Rivera, pareciera que están rebasados en esta materia. Agrega que para evitar que los menores dejen la escuela, además de mayor educación, se necesitan capacitaciones para que los docentes detecten factores de riesgo en niños. Entre estos, estaría la detección de violencia doméstica, que suele traducirse en mala conducta, la cual puede derivar en que expulsen a un menor.

Además, explica, el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) debe ser fortalecido. Niño de Rivera señala que le parece absurdo que no exista un sistema de protección de menores más robusto.

“Creo que en cuanto a política pública y programas sociales tiene que haber una estrategia integral”, agregó.

Publicidad