Mueren 110 elefantes en Botsuana y, hasta ahora, nadie sabe por qué

Las autoridades descartaron que los elefantes fueran víctimas de la caza furtiva o envenenados por humanos.
(Imagen: Pixabay)

En la región delta del río Okavango, en Botsuana, 110 elefantes aparecieron muertos. El Ministerio del Medio Ambiente, Conservación de Recursos Naturales y Turismo informó que ya investigan la muerte de los animales, cuya causa sigue siendo desconocida para las autoridades.

También te recomendamos: Las especies animales expertas en aislamiento social

El 11 de mayo se reportaron los primeros hallazgos de elefantes muertos. De acuerdo con el Ministerio, los cuerpos estaban intactos, por lo que se descartó que hayan sido asesinados por cazadores. De la misma forma, los análisis posteriores revelaron que no fueron víctimas de un “ántrax maligno” ni envenenados por humanos.

Elefantes en la región delta del Okavango. (Imagen: Wikimedia Commons)

“El ministro de Medio Ambiente, Conservación de Recursos Naturales y Turismo, Philda Nani Kereng, estuvo en Seronga el viernes 29 de mayo de 2020, en una misión de investigación sobre la misteriosa muerte de más de 110 elefantes en áreas alrededor de áreas alrededor de Seronga, Beetsha, Eretsha y Gunotsoga“, informó el Ministerio en Facebook. “El ministro recibió una actualización por parte de un equipo que consiste en oficiales, doctores veterinarios, líderes de las villas, la Fuerza de Defensa de Botsuana y la Policía de Botsuana”.

De acuerdo con Bloomberg, los esfuerzos para determinar la causa de muerte en los elefantes se han complicado a causa de las restricciones de viaje en África por la pandemia de coronavirus. El envío de las muestras tomadas a los animales a un laboratorio de Zimbabwe se ha retrasado, como señaló el director regional de vida silvestre, Dimakatso Ntshebe.

“Diría que el 90% de nuevos casos que hemos encontrado son cadáveres viejos con los que no nos habíamos topado antes”, señaló Ntshebe. “De cualquier manera, muy pocas son nuevas muertes. Todos los cuerpos recuperados no muestran signos de caza furtiva”.