La tala ilegal y la deforestación no paran, incluso en cuarentena por coronavirus

La tala en el Amazonas aumentó en un 50 por ciento
La tala ilegal y la deforestación no paran, incluso en cuarentena por coronavirus (Imagen: Pixabay)

Tanto la tala ilegal como la deforestación en el Amazonas no ceden ni en tiempos de COVID-19. Autoridades han puntualizado que la tala ilegal aumentó en un 50 por ciento. Es decir, la destrucción ambiental no para a pesar de las medidas de aislamiento y contingencia social.

También te recomendamos: Lémur de Madagascar en peligro de extinción por deforestación y cambio climático

La deforestación en la selva de la Amazonia continúa, inclusive ante la implementación de medidas como la contingencia social para evitar tanto la dispersión como el contagio de COVID-19. La destrucción de este lugar aumentó en un 30 por ciento en comparación con el año pasado durante el mismo mes. 

El Instituto Nacional de Investigación Espacial de Brasil, informó que en los primeros tres meses del año, la deforestación de la selva incrementó en un 51 por ciento en comparación con el mismo periodo del 2019. Es decir, se deforestó un área de 796 kilómetros cuadrados.

Debido a la contingencia, se esperaría que estas cifras se vieran reducidas, pues la actividad económica y productiva de diversos sectores se ha visto paralizada. Sin embargo, la tala ilegal ha continuado sin un obstáculo aparente.

El brote de coronavirus prácticamente ha paralizado todos los segmentos de la economía brasileña, pero no la destrucción ambiental, dijo Carlos Nobre, investigador especializado en la Amazonia de la Universidad de Sao Paulo“. (Vía: Excélsior)

En diversos sectores el impacto por la crisis de salud ha sido claro, pues se presentan disminuciones en los niveles de producción, por ejemplo. Sin embargo, en el caso de la deforestación ésta inclusive aumento. Recordemos que en Amazonia la deforestación ha sido complicada debido a la expansión agrícola y ganadera; sin embargo, el deficiente combate a la tala ilegal aumenta el porcentaje de deforestación año con año. Probablemente la ausencia de seguridad, establece un ambiente propicio para este crimen.

“Existe el riesgo de que el coronavirus (…) cree las condiciones para más deforestación”, afirmó Souza. “Hemos tenido apenas tres emanas y media de aislamiento social (…) es muy pronto para evaluar“. (Vía: Excélsior)

Esta situación empeora si tomamos en cuenta la deforestación provocada por incendio. Ante este escenario se espera que las autoridades tomen las medidas pertinentes  para que este escenario pueda mejorar.

Con información de: Excélsior  e Infobae