Excremento de pingüino produce altas cantidades de ‘gas de la risa’: estudio

El óxido nitroso, uno de los grandes contaminantes de la atmósfera, es liberado en altas concentraciones a través de las heces de esos animales.
(Imagen: Pixabay)

El óxido nitroso, también conocido como “gas de la risa” y utilizado como anestético, es uno de los grandes contaminantes de la atmósfera. Ahora, un estudio halló que el excremento de pingüino, también conocido como “guano”, libera altas cantidades de ese mismo gas que, al final, contribuye a incrementar el efecto invernadero y el cambio climático.

También te recomendamos: En algunos peces podría encontrarse la respuesta contra la infertilidad

El estudio, publicado en el diario Science Direct, examinó una colonia de pingüinos en la Antártica y su relación con el efecto invernadero. Los científicos encontraron que el guano de estos animales es una gran fuente de óxido nitroso. De acuerdo con CNN, Bo Elberling, autor del estudio, señaló que las emisiones de dicho gas son 100 veces más altas que un campo danés recién fertilizado. Incluso uno de sus investigadores “se volvió completamente loco” por aspirar el guano “durante algunas horas”.

“Los pequeños cilindros de óxido nitroso que puedes ver en Copenhague no se comparan con estas altas dosis, que resultan en una combinación de óxido nitroso con sulfuro de hidrógeno y otros gases”, dijo Elberling, en referencia a los contenedores de gas de la risa utilizados para la crema batida pero que, en muchas ocasiones, son usados como droga recreativa.

(Imagen: Pixabay)

El óxido nitroso se produce por la dieta a base de pescado, calamar y krill que siguen los pingüinos. Cuando el excremento cae al suelo y se mezcla con los nutrientes en la tierra, las bacterias convierten el nitrógeno en óxido nitroso.

“Está claro para nosotros que los niveles de óxido nitroso son muy altos en lugares donde hay pingüinos y, por lo tanto, guano, y viceversa: es más bajo en donde no los hay”, señaló Elberling.

Elberling aclaró que, por sí solas, las emisiones de óxido nitroso en las heces de estos animales no son suficientes para provocar un gran impacto en la atmósfera. Sin embargo, una futura expansión de los pingüinos a nuevas zonas libres de hielo podría incrementar considerablemente las emisiones del gas. También dijo que se requieren más investigaciones para saber cómo esos elementos afectan a la Tierra y, así, luchar contra los gases que provocan el efecto invernadero.