¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Elefante muere de cansancio por cargar turistas

El paquidermo llevaba más de quince años cargando a los visitantes de Angkor
Elefante de Camboya muere de cansancio por cargar turistas. Imagen: Especial

Una elefante murió de cansancio tras cargar a turistas de Angkora, Camboya por varias horas. El animal llevaba quince años siendo usada para este tipo de ‘atracción turística’.

Te recomendamos leer: Envenenan a siete elefantes en Sri Lanka por ‘destruir cultivos’

La muerte de esta elefante llamada ‘Sambo’ se habría dado el pasado miércoles 16 de octubre en Camboya. El paquidermo tenía entre 40 y 45 años de edad.

Su vida terminó luego de quince años de cargar a turistas que asistían a la región de Angkora para dar ‘un paseo’ por las zonas del lugar.

Elefante muere de cansancio por cargar turistas en Camboya. (Imagen: Especial

En esta ocasión, Sambo murió mientras llevaba a dos turistas en su lomo hacia un templo en Angkor Watt. Según reportaron, el elefante llevaba más de 40 minutos bajo temperaturas que rebasaban los 40 grados centígrados.

Un veterinario que revisó a Sambo cuando se desvaneció en el suelo, advirtió que el animal murió de un ataque al corazón por cansancio.

“Murió debido a las altas temperaturas, el cansancio y a la falta de viento, que es lo que le hubiera ayudado a enfriarse, refirió el médico veterinario.

Oan Kiri, quien fuera ‘manager’ de la Compañía de Elefantes de Angkor, advirtió que Sambo trabajó con ellos desde 2001 y añadió ‘todos estamos tristes de haberla perdido’.

Muere ‘Sambo’ tras cargar turistas por quince años. (Imagen: Facebook)

Una vez que la muerte de Sambo se hizo viral por una publicación en Facebook del usuario ‘Yem Senok’ que ha deshabilitado su cuenta, Jack Highwood del santuario de elefantes ‘Elephant Project Valley’ aseguró lo siguiente:

Si Camboya va a utilizar a los elefantes para trabajar, necesitan establecer leyes al respecto, dijo Highwood.

Jack también comentó que no hay excusa para matar elefantes de cansancio y que, la Compañía de Elefantes de Camboya es quien tiene la concentración más grande de paquidermos cautivos del mundo.

Highwood aseguró que esto, automáticamente, les debería de dar un sentido más amplio de responsabilidad sobre lo que están haciendo con los elefantes y cómo los cuidan.

Turismo (Ir)responsable

¿Hasta qué punto la muerte de animales usados para atracciones turísticas, como es el caso de Sambo y muchos otros en el mundo, es sólo culpa de los que los ‘manejan’?

Ejercer el turismo es también una responsabilidad. Desde las famosas normas de vestimenta que seguimos para ir a otro país hasta las reglas más básicas de no tirar basura o guardar silencio en ciertas partes de dicho país, procurar no caer en estas dinámicas es parte de ese ‘turismo responsable’.

Turismo de elefantes en Angkora, Camboya. (Imagen: Facebook)

Sí, ese turismo responsable que la publicidad vende y estima sólo como ‘no tires basura, no grites, no te recargues aquí  o no toques acá’ debería extenderse a un plano más importante: los animales y su maltrato.

De acuerdo con ‘Turismo Responsable‘, Camboya es uno de los principales países dedicados al tráfico ilegal de animales, en especial de animales en peligro de extinción.

Trabajan bajo ‘demanda’ comercializando con partes de animales para venderlo al mercado de la medicina tradicional asiática o al mercado negro de animales exóticos.

Tráfico de animales en Camboya. (Imagen: Facebook)

Según Turismo Responsable, Camboya vende ‘souvenirs‘ hechos de partes de animales e incluso vende animales vivos como tal.

La compra de estos recuerdos es totalmente desaconsejable, pues estos productos pueden haber sido obtenidos a través de crueldad hacia los animales, incluso puede que su venta sea ilegal, señala.

Además de esto, recomiendan que como turista, no te tomes fotos con los animales ya que esto contribuye al maltrato, Contrario a lo que se piensa de que con esa moneda o billete estás ayudando a que el animal no sufra, quizá sufre más, ya que la mayoría de estos ingresos son para sostener a quienes los capturan.

“Además del estrés de la captura, los animales sufren por el continuo contacto con las personas, suelen ser drogados y mutilados (les quitan garras y colmillos), lo que los lleva a tener infecciones y problemas de salud, junto con la imposibilidad de ser reintroducidos a la libertad (en su hábitat), refiere.

Turistas pagan por tomarse fotos con elefantes en Camboya. (Imagen: Facebook)

En lo que respecta a los elefantes, Turismo Responsable asegura que aunque los paseos sobre paquidermos es una actividad turística muy popular, también es extremadamente cruel.

“Los elefantes pasan largas horas atados y tener que cargar con el peso de los turistas resulta perjudicial para sus pies y espalda. Varios de ellos tienen que ser capturados del estado salvaje y eso provoca que los elefantes sean de las especies más amenazadas de nuestro planeta, señala el artículo.

Debido a todos estos factores que afectan a los animales e incluso cobran sus vidas, se recomienda que ejerzas un turismo realmente responsable en el que no apoyes estas actividades turísticas que son más que perjudiciales.

¿Y tú, qué clase de turista eres? ¿En verdad necesita regularse ese tipo de turismo o las leyes contra quienes hacen de la vida de los animales su negocio?