El asteroide que mató a los dinosaurios volvió ácidos a los océanos, algo que ahora se está repitiendo

Gracias al cambio climático los océanos se están tornando ácidos, como ocurriera hace millones de años
(Imagen: NASA)

Hace unos 66 millones de años, el reinado de los dinosaurios llegó a su fin cuando un asteroide golpeó la Tierra en lo que hoy es Yucatán. La mayoría de las personas están familiarizadas con esa parte de la historia. Sin embargo, hay más. Recientemente, una nueva investigación encontró que el asteroide convirtió los océanos en ácidos, algo que nos preocupa porque la acidificación está ocurriendo nuevamente.

También te recomendamos: La catástrofe climática no va a venir, ya la estamos viviendo

Cuando el asteroide chocó, se estrelló contra la península de Yucatán, que era esencialmente un arrecife que contenía rocas ricas en azufre. Este choque envió un montón de material orgánico viejo al aire. Esto provocó lluvias de óxido nítrico y ácido sulfúrico que terminaron acumulándose en los océanos. Todo esto condujo a un aumento de sus niveles de ácido. De acuerdo con estudios, la acidificación del océano puede haber durado menos de 1,000 años, pero fue lo  suficiente para matar ecosistemas enteros. (Vía: The Atlantic)

Y hoy en día nuestros océanos ya se están volviendo cada vez más ácidos, sin la ayuda de ningún asteroide.

Se puede rastrear la acidificación de los océanos en aumento hasta las emisiones de carbono. Al menos una cuarta parte del dióxido de carbono liberado al quemar carbón, petróleo y gas termina disolviéndose en el océano. (Vía: Smithsonian Ocean)

(Imagen: IPCC)

El mes pasado, un informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático descubrió que los océanos del planeta se han vuelto alrededor de 0,02 unidades de pH más ácidos cada década desde finales de los años ochenta. No obstante, se espera que el pH del océano disminuya en 0.4 unidades de pH -una disminución de pH significa que hay más ácido- para fines de siglo si no se detienen las emisiones de carbono.

En el caso de la extinción de los dinosaurios, el pH del océano se redujo en 0.25 unidades de pH en los años posteriores. Si eso resultó suficiente para causar una extinción masiva para los dinosaurios, la acidificación actual de los océanos casi garantiza una afectación en los seres humanos.

“Podemos pensar en [la acidificación] como algo de qué preocuparse para nuestros nietos”, dijo Michael Henehan, autor principal del estudio. “Pero si realmente llega a la misma acidificación que en el límite [del golpe de meteorito], entonces estás hablando de efectos que durarán toda la vida de nuestra especie. Pasaron cientos de miles de años antes de que el ciclo del carbono volviera a la normalidad”. (Vía: The Guardian)

Con información de: Vox.