¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Destrucción de la naturaleza aumenta el riesgo de pandemias: WWF

El Fondo Mundial para la Naturaleza advierte de un aumento en la propagación de patógenos a partir de la destrucción de hábitats naturales
(Imagen: WWF)

El Fondo Mundial para la Naturaleza, WWF por sus siglas en inglés, presentó un informe que sugiere una correlación entre la destrucción de hábitats, la pérdida de biodiversidad y el tráfico de especies con el aumento en la aparición de enfermedades como el Covid-19: infecciosas y transmisibles a los seres humanos.

También te puede interesar: Tras 100 años, se avistan bisontes en las planicies de Coahuila

El informe de la WWF en España señala que, después de enfrentar la emergencia sanitaria mundial por coronavirus, será necesario replantear la forma en que la destrucción de la naturaleza influye en el surgimiento de enfermedades infecciosas:

“Para eso es fundamental entender los procesos que puede originar esta y otras epidemias globales que nos han afectado en los últimos años, asumiendo el vínculo entre la salud de las personas, los animales y los ecosistemas. Nos encontramos ante una crisis de salud pública que en realidad está directamente vinculada a una crisis de la salud en el planeta y de pérdida de biodiversidad“.

Los virus, explica el informe, siempre han estado presentes en la naturaleza. Sin embargo, los agentes patógenos se “diluyen” entre la diversidad de especies en un ecosistema y, en hábitats bien conservados, los virus se distribuyen entre especies pero también tienen probabilidad de “bloquearse”. Así, el impacto de los seres humanos en los ecosistemas facilita la propagación de patógenos y aumenta el riesgo de contagio:

“En definitiva, el ser humano puede romper el equilibrio de los ecosistemas, que también incluyen patógenos potenciales, entrando en contacto directo con virus desconocidos que pueden ser letales para nuestra propia especie. Debilitar la salud del planeta significa, pues, aumentar los riesgos de transmisión de nuevas y viejas enfermedades y, por lo tanto, supone poner en riesgo nuestra salud y nuestro futuro”.

Enfermedades emergentes y posibles mecanismos de impacto de las actividades antrópicas relacionadas con los cambios ecológicos. (Imagen: WWF)

Como señala la WWF, la solución está en frenar la pérdida de biodiversidad y luchar contra el cambio climático, que funciona como un acelerador: las altas temperaturas propician la expansión de virus y bacterias. Además, la organización llama a terminar con el tráfico ilegal de especies y el consumo de animales silvestres.