AMLO propuso la Ley de Confianza y Responsabilidad Ciudadana

Durante la conferencia mañanera el presidente propuso cesar a los inspectores para negocios centros comerciales o restaurantes y sólo confiar en la palabra de los dueños de dichos establecimientos

AMLO anunció la nueva Ley de Confianza Ciudadana mediante la que pretende eliminar a los inspectores que regulan negocios, centros comerciales o restaurantes. Ahora se encargarán los ciudadanos de decir la verdad, de no hacerlo serán acreedores de una sanción.

Andrés Manuel López Obrador tiene una lucha encarada contra la corrupción por considerarla el mayor problema social de México.

En ésta ve el origen de todos los males como el robo, la pobreza e inclusive la falta de desarrollo del país. Por tanto, se ha dedicado a “combatirla de todas las formas posibles tanto en altos mandos como a nivel social o al menos eso pretende.

Aunque la Ley de Confianza y Responsabilidad Ciudadana parece muy gratuita ya había sido anunciada desde el año pasado. En octubre anunció que durante los primeros días de su gobierno presentaría ante el Congreso esta ley que tiene por objetivo anular las inspecciones federales en diferentes establecimientos. De esta manera, le otorga total “confianza” a los propietarios de negocios, centros comerciales y restaurantes.

Ellos sólo tendrán que emitir una “manifestación de verdad” en cuanto a sus bienes y en cumplimiento a las leyes de sanidad, hacienda y protección civil. Después se realizará un sorteo con el 1% del padrón, quienes sean solicitados serán visitados para revisar que cumplan con todo lo acordado en la manifestación, en caso de no cumplir con las normas esas personas ya no podrán participar en la fiscalización.

Sin embargo, desde ese mes no se había hablado acerca de este proyecto de ley hasta la mañanera de hoy. El mandatario hablaba a cerca de la corrupción en diferentes niveles e instancias cuando mencionó la creación de este nuevo mandato:

“Vamos a aplicar una Ley de confianza Ciudadana que va consistir en quitar a inspectores de negocios, inspectores de centros comerciales , inspectores de restaurantes, de toda la actividad económica, quitarlos vía pública, na más estamos pensando porque tenemos que garantizar el que no aumenten los energéticos, mantener lo de inspección de gasolineras y en cuanto a precios de energéticos, pero en general queremos que eso desaparezca, darle al ciudadano toda la confianza y que con una simple manifestación  decir verdad, exprese que conoce sus obligaciones, lo que se le exige por ley, por reglamento. Es una manifestación de todos y con un sistema de sorteo se va a llevar a cabo la fiscalización o la supervisión de manera selectiva y se va a hacer la revisión, que acompañen las cámaras de comercio, los representantes de  los prestadores de servicio para constatar si se cumple lo que se manifestò. En el caso de que se cumpla, van a recibir un reconocimiento como buenos ciudadanos, un certificado el que no cumpla, independientemente de la sanciòn ya no va a tener derecho a participar en el sistema de fiscalización o de supervisión, se le va a perder la confianza. 

Si bien es cierto que existe la corrupción en los procedimientos de regulación e inspección, creer ciegamente en la ciudadanía no va a resolver ese problema. Creer en las personas solo por su palabra o su moral y ética es algo que solo funciona en la religión.

Lo mismo sucede con los índices de criminalidad, estos no van a desaparecer por arte de magia y mucho menos por el bienestar social. Las normas y procesos fiscales tienen una razón de ser, si se sospecha de corrupción, entonces se hacen auditorías para investigar el caso.

Crear nuevas leyes o instancias públicas de la nada no resolverá el problema, pero sí podría representar un gasto innecesario.